La conexión directa de las rondas, a la espera de la estación para el tren Gandia-Dénia

Vecinos y constructores se acercaron ayer a los bajos del Consistorio de Dénia para ver el PGE que está en exposición pública. / R. González
Vecinos y constructores se acercaron ayer a los bajos del Consistorio de Dénia para ver el PGE que está en exposición pública. / R. González

La concejal de Territorio destaca que hará falta un viaducto sobre el Parc de Vessanes y que mientras llega ese momento Jaime I puede «funcionar perfectamente»

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

La crítica del Cercle Empresaria de la Marina Alta (Cedma) por la falta de una conexión directa plasmada en el Plan General Estructural (PGE) de Dénia que ayer empezó a exponerse al público ya tiene respuesta del ejecutivo local. La concejal de Planeamiento, Maria Josep Ripoll, aclaró ayer que ese enlace está a la espera de la estación para el tren Gandia-Dénia.

Ripoll explicó que el estudio de movilidad concluye que hasta que no esté construida y consolidada esa estación intermodal, que dé servicio completo de ferrocarril de vía ancha, TRAM y autobuses, «no hará falta sacar los coches» de la plaza Jaime I, que es el punto en el que actualmente se ha grafiado que desemboque la Vía Parque en el documento del futuro planeamiento. Según señaló, ese enclave «puede funcionar perfectamente» hasta que llegue el momento y reconoció que los momentos de volumen de tráfico serán a la entrada y salida de los colegios.

En cuanto el proyecto del tren Gandia-Dénia avance, ya está contemplado cómo se debe proceder a la conexión de las futura Vía Parque (la ronda norte) con la avenida Joan Fuster (la ronda sur). La edil apuntó que «haría falta «un viaducto que sobrevolara el Parc de Vessanes» para evitar los problemas de inundabilidad de la zona, aunque para llegar a ese punto primero habrá que esperar a que se haga la estación intermodal, que se ha fijado junto al trazado viario existente del TRAM entre el Hospital de La Pedrera y el IES Historiador Chabàs.

El portavoz de Cedma para cuestiones urbanística, Benito Mestre, comentó al respecto que «si se pinta en el plano la estación intermodal también se debería poner la conexión de las rondas». En su opinión, «no se puede planificar parcialmente». No obstante, incidió en que es el momento de esclarecer todas las dudas y para eso está la participación pública que permita llegar al final a un consenso entre los agentes sociales, los ciudadanos y la Corporación.

Ripoll compareció ayer junto al alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, el vicealcalde, Rafa Carrió, y el edil Julio Palacios (Podemos), en la primera jornada de exposición pública del PGE. La responsable de Territorio subrayó que el principal objetivo del nuevo planeamiento es «acabar con la anarquía urbanística e implantar un modelo con calidad de vida» y que se han tenido en cuenta cinco elementos fundamentales a la hora de ordenar el territorio, como son el mar, el puerto, la ciudad, el Montgó y el Pla de Dénia. Según apuntó, en las últimas décadas imperó un modelo de crecimiento residencial y esa dinámica llevó a la estrangulación del puerto, rodeando al Montgó y fomentó unas dinámicas de abandono del campo y de proliferación de viviendas aisladas en la zona agrícola. En el nuevo documento, el 76% del suelo no urbanizable estará protegido.

Maria Josep Ripoll remarcó que el ciclo ahora está marcado por un turismo en el que la gastronomía ocupa un lugar protagonista y en el que además se pone en primer plano el paisaje, la cultura y la agricultura como elementos fundamentales para la ciudad. La edil insistió en la apuesta por reactivar el sistema agroalimentario y la protección del Pla de Dénia y por el proyecto de Ciudad Creativa de la Gastronomía.

Asimismo, la responsable de Planeamiento hizo hincapié en que el PGE persigue cerrar la ciudad en su flanco oeste, facilitando un acceso al puerto que será la Vía Parque. Esta ronda tendrá dotaciones de uso residencial y terciario a un nivel superior. Pero además, debido al problema de inundabilidad, se utilizará para evacuar agua en caso de fuertes precipitaciones, cortando el tráfico en esos momentos, aunque ese ámbito «está por detallar» y se fijarán las conducciones cuando se desarrolle el plan pormenorizado.

Por su parte, el alcalde recalcó que el PGE refleja las demandas de los ciudadanos y es «respetuoso con el medio ambiente». Grimalt pidió a los grupos de la Corporación a participar de forma «constructiva». El vicealcalde animó a la población a acercarse a conocer el plan y a participar en las diversas iniciativas, como la presentación que tendrá lugar esta tarde en la Casa de Cultura y en la que estará el director general de Territorio de la Generalitat.

Por último, Julio Palacios reconoció que la situación actual del urbanismo es «terrorífica», lo que provoca «inseguridad», y por ello la ciudad necesita un planeamiento «ya».

Fotos

Vídeos