La cocina de Xàbia pide paso

El cocinero Paco Estalrich, del Restaurante Sur, en la cala de la Granadella. / LP
Sabores tradicionales

Los restauradores de la villa turística han diferenciado su oferta culinaria en la calidad de sus productos, mimando la materia prima de los platos que forman sus elaborados menús

JOSÉ IGLESIAS

La oferta gastronómica de Xàbia pide paso en la comarca como referente de una oferta gastronómica de calidad de la Marina Alta. Pequeños restaurantes que han mantenido en sus cocinas la tradición familiar y que, todavía hoy, tienen en esta misma tierra a los principales proveedores de los productos que utilizan para elaborar sus platos. Una gastronomía basada en el pescado y las verduras de temporada que ha evolucionado en calidad sin perder su esencia original.

Xàbia necesitaba la proyección de un restaurante de referencia como el BonAmb, con dos estrellas Michelín, para encontrar su lugar en el mapa gastronómica, aunque la excelencia culinaria no es nada nuevo en esta población. Los empresarios, unidos en la Asociación de Restauradores de Xàbia (ARX), han podido mantener en su oferta la calidad de la cocina tradicional con los productos de la tierra, pese a las invasiones de las nuevas modas y franquicias de comida rápida.

En definitiva, han preservado sus raíces culturales desde los fogones, manteniéndose fieles a sus costumbres y tradiciones familiares que han mandado desde siempre en las cocinas.

Y ejemplos son muchos los que abundan en este término municipal de 69 kilómetros cuadrados. A lo largo de su geografía encontramos, más que grandes restaurantes, grandes restauradores, donde se rinde culto a la buena alimentación y la cocina sana, condicionada siempre a su ámbito geográfico.

En la famosa cala de La Granadella, hay un restaurante en una ubicación privilegiada abierto al mar que toma el nombre del viento del Sur, donde los hermanos Estalrich heredaron las técnicas de sus padres en atención al cliente y en la cocina. Hijos de pescadores, todavía hoy conservan una embarcación en el puerto de Moraira que les abastece a diario del pescado fresco que sirven cada día frente al mar en sus instalaciones. Como no podía ser de otra forma, las especialidades del restaurante Sur, son las paellas, mariscadas y guisos de pescado en su mejor expresión.

Otro ejemplo de la esencia de la cocina mediterránea lo encontramos en el restaurante Trencall, entre el Portitxol y la Guardia, camino del cabo de la Nao. Especializados en arroces y fideuà, los hermanos Crespo, mantienen las técnicas culinarias de su abuela que empezó haciendo paellas en los años 70 para los constructores de los chalés de la zona.

Pero si de pescado hablamos, son los hermanos que dirigen el restaurante La Mezquida, quienes tienen la autoridad en su premiada receta de «Cruet de peix» plato que ha conquistado importantes paladares como el de los jurados del concurso de cruet de Xàbia al Plat Mariner, que cuenta con el respaldo de la Cofradía de Pescadores de Xàbia, uno de los principales proveedores de la materia prima que utilizan los restauradores de Xàbia.

En la playa del Arenal la oferta gastronómica se viene arriba y, entre franquicias y establecimientos de comida rápida, destacan los restaurantes de siempre que siguen fieles a la calidad de sus productos. La Perla de Jávea, con su sol Repsol, se ha convertido en un lugar de visita obligada para los que quieren disfrutar de los arroces y el pescado de la bahía de Xàbia.

En la misma zona del Arenal, el restaurante La Fontana mima los pescados como nadie. Y tampoco hay que dejar de lado a un clásico como Los Remos La Nao para disfrutar de una buena mesa.

También el restaurante del Parador de Jávea merece una visita, por sus vistas, el servicio y sus arroces valencianos. El Parador tiene uno de los restaurantes de hotel más completo de la villa en un entorno impresionante.

En la zona de Aduanas del Mar hay varios establecimientos que conservan la esencia de la cocina marinera, donde el producto y su elaboración, es el principal atractivo. Así destaca la Cantina de Jávea, junto a la misma lonja de venta de pescado con sardina asada, arroces y pescado en general. En la misma línea está Ca Tomaca, con arroces y pescados frescos, y también el restaurante Cande, La Renda y el Noray, santuarios gastronómicos que merecen una visita.

No hay mejor manera para conocer una población que sumergiéndose en su gastronomía, un elemento más que habla sobre su gente, sus costumbres y su cultura. Y en las labores culinarias, cada vez más, la restauración de Xàbia ha apostado firmemente por la calidad como un producto bien diferenciado del resto de la comarca.

Fotos

Vídeos