Chulvi: «Es una medida en la que no hay vuelta atrás»

J. CORTÉS XÀBIA

El alcalde de Xàbia, José Chulvi, destacó que la decisión de restringir el acceso a la Granadella «es una medida tomada por convicción en la que no hay vuelta atrás».

El primer edil remarcó de la urgencia de esta reforma porque la situación que se vivió en esta cala en los dos últimos años fue «insostenible». Chulvi dejo claro que la decisión «ha sido meditada y preparada durante meses y se ha contado con reuniones a vecinos y hosteleros de la zona». Según el alcalde, dos de los tres restaurantes existentes en la zona apoyaron la iniciativa.

Respecto a la seguridad del ciudadano, el munícipe aseguró que el bañista puede llegar a la Granadella tranquilo después de las modificaciones: «el acceso en caso de emergencia está totalmente garantizado».

Es más, en sus declaraciones remarcó que la «Granadella es un activo para toda la Comunidad Valenciana» y «por esta razón se ha velado por el interés general».

Además apuntó que el consistorio estará pendiente de la evolución inicial de la medida implantada desde la jornada de ayer «porque queremos que sea flexible». De hecho, la medida está abierta a posibles cambios en un futuro con el fin de atender las demandas de los ciudadanos.

No obstante, Chulvi afirmó que esta iniciativa no tiene vuelta atrás por tratarse de una decisión «basada en el respaldo mayoritario de los vecinos de la zona».

Por último, destacó las valoraciones positivas de los bañistas que, según el primer edil, «han visto con buenos ojos el que se restrinja esta zona para evitar posibles incidentes».

Fotos

Vídeos