Cedma reclama medidas para impedir el desplome económico de la comarca por la Xylella

Sonja Dietz y Benito Mestre con Teresa Alemany, de Asaja. / LP
Sonja Dietz y Benito Mestre con Teresa Alemany, de Asaja. / LP

Esta bacteria afecta ya a más de mil hectáreas de cultivo de municipios de la Marina Alta, la Marina Baixa y el Comtat

R. D. DÉNIA.

El Cercle Empresarial de la Marina Alta (Cedma) alertó ayer de que los efectos del brote de Xylella fastidiosa podrían provocar el «desplome económico» de la comarca. Por ello, reclamó que hace falta que de forma valiente se tomen «medidas efectivas» que sean capaces de «impedir, o al menos paliar» sus repercusiones.

Cedma recordó que, a fecha de febrero, la Xylella afectaba a 1.250 hectáreas en tres comarcas. Esto supone que el 27% de las parcelas de la Marina Alta (sobre todo Xaló), la Marina Baixa y El Comtat ya estaban infectadas por esta bacteria para la que no existe cura conocida. Si bien hasta el momento solo se ha detectado en los almendros, puede anidar en 370 especies vegetales distintas. Por ello, el Cercle Empresarial de la Marina Alta ha iniciado una campaña de concienciación.

En ese sentido, ha iniciado una ronda de contactos con los principales afectados a fin de ponerse a su disposición para emprender cuantas acciones sean necesarias a fin de que este asunto pueda tratarse con la mayor de las urgencias dado todo lo que está en juego. La primera reunión ha tenido lugar con Asociación de Jóvenes Agricultores de la Provincia de Alicante (Asaja Alicante). En ella estaban la presidenta de Cedma, Sonja Dietz, y el vicepresidente tercero, Benito Mestre, y por parte de Asaja la técnico Teresa Alemany.

El principal escollo en estos momentos estriba en la divergencia de criterios para el tratamiento, según se desprende de la última reunión realizada con representantes del sector agrario. Existen en la actualidad dos corrientes distintas para su tratamiento. La erradicación, que es la que se está aplicando en la actualidad dentro de la Comunitat Valenciana, conlleva eliminar todos los ejemplares susceptibles de ser infectados en un radio de 100 metros. En la contención, por el contrario, se eliminan únicamente los infectados y se lleva un control de la zona.

Desde Cedma apuntaron que, dado que la conselleria obliga a la erradicación, en un plazo muy corto «vamos a asistir a la tala de más de 30.000 árboles, con unas indemnizaciones muy escasas y el consiguiente perjuicio para los agricultores».

Fotos

Vídeos