Cedma alerta de que la Xylella puede llegar a otros cultivos

El Cercle Empresarial urge a la conselleria a tomar medidas contra esta enfermedad que, de momento, sólo afecta a almendros en la Marina

R. D. DÉNIA.

El Cercle Empresarial de la Marina Alta (Cedma) está preocupado por la crisis provocada tras la detección de varios brotes de Xylella fastidiosa en almendros de diversos puntos de la Marina Alta, una bacteria que provoca una enfermedad mortal sin cura conocida. Aseguran que esta plaga puede infectar también a olivos, cítricos, viña y cerezo, así como a diversas plantas silvestres «tal y como ha sucedido en Baleares».

Recuerdan, además, que la Xylella se propaga a través de insectos que prosperan en todo el Mediterráneo. Por ello remarcan que la urgencia por atajar esta plaga «es máxima».

Desde Cedma criticaron también la actuación de la Conselleria de Agricultura a la hora de informar a los ciudadanos al respecto de esta crisis agrícola presente en los campos de la comarca. Para el empresariado «se ha informado muy poco a la población en general y eso a pesar de que es una tragedia para nuestra comarca y que puede alcanzar unas dimensiones muy superiores a lo que fue la Filoxera o la Tristeza».

Por ello solicitan a la Conselleria que tome «de manera urgente cuantas medidas sean necesarias para atajar este problema a corto, medio y largo plazo, pues las consecuencias pueden ser nefastas tanto para el sector primario como para toda actividad económica de la comarca».

Por otra parte, aseguran desconocer si las compensaciones económicas que se están ofreciendo a los agricultores y los empresarios del sector «pueden considerarse justas o no, habida cuenta de que para frenar esta enfermedad se van a destruir cultivos perfectamente sanos en un radio de cinco a diez kilómetros alrededor de la zona infectada».

Las indemnizaciones establecidas se sitúan en torno a los 6.000 euros por hectárea y 28 euros por árbol, «valores que en ningún caso incluyen el lucro cesante ni tampoco, de momento, otros incentivos, y que han provocado ya las protestas de varios municipios».

Procedente de Italia, donde se han tenido que arrancar más de un millón de olivos, la Xylella afectó en un principio a los términos municipales de la Vall de Pop. Pero la enfermedad ya se ha expandido fuera de estos municipios y se ha manifestado en árboles de la zona de Gata de Gorgos. Hasta la fecha, la única medida que se está aplicando para prevenir la expansión de la Xylella es la de arrancar los árboles en las zonas afectadas.

Fotos

Vídeos