Cardona irá al juzgado por no abrir expediente a un agente tras prestar un uniforme en desuso como disfraz

El primer edil de Benissa, Abel Cardona. / Tino calvo
El primer edil de Benissa, Abel Cardona. / Tino calvo

El ejecutivo de Benissa considera las acusaciones contra el primer edil «una forma de hacer política tóxica y de favorecer intereses privados»

R. B. BENISSA.

El alcalde de Benissa, Abel Cardona, deberá, finalmente, pasar por el juzgado para prestar declaración por la denuncia que presentó el Centro Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), que lo acusaba de cometer presuntamente un delito continuado de prevaricación administrativa. La supuesta infracción, según revelaron ayer desde el consistorio, se debe a que el primer edil no abrió un expediente disciplinario a un miembro de la Policía Local por prestar un uniforme del cuerpo de seguridad, ya en desuso, a otra persona para que lo utilizase como disfraz en las fiestas de Moros y Cristianos de la localidad celebradas el verano de 2017.

La denuncia la realizó el jefe del cuerpo municipal, quien trasladó el informe al alcalde para que diese el trámite oportuno a todas las presuntas infracciones. Pero finalmente Cardona tan solo optó por realizar un apercibimiento oral a este funcionario, con lo que para el equipo de gobierno se dio el tema por zanjado. Tras la denuncia, el fiscal de Dénia ha admitido a trámite el caso y obliga al munícipe a pasar por los juzgados, aunque desde el ayuntamiento benissero rehusaron revelar la fecha en que acudirá.

Desde el ejecutivo local achacaron esta «judicialización a ciertas personas que se han visto afectadas por la realización firme y consecuente de una serie de cambios necesarios que se están implantando para mejorar la efectividad y la gestión en algunos departamentos concretos del Ayuntamiento». Una actitud, que calificaron como «una forma de hacer política de manera tóxica y para favorecer intereses que nunca son públicos ni en beneficio de la ciudadanía».

No renunciará

A pesar de la situación judicial del primer edil, desde el ejecutivo aseguraron que Abel Cardona no presentará su renuncia al cargo por este caso. Además, recordaron el acuerdo programático del equipo de gobierno respecto a estas situaciones, donde se habla de un posible cese «ante la imputación por los tribunales de delitos relacionados con corrupción, prevaricación con ánimo de lucro, tráfico de influencias, enriquecimiento injusto con recursos públicos o privados, soborno, malversación y apropiación de fondos públicos, sea por interés propio o para favorecer terceras personas».

Aseguran que el munícipe no ha incurrido en ninguno de estos casos puesto que se trata de un asunto «dentro de un marco de actuación administrativa, no de corrupción ni de ánimo de lucro». Por ello «lamentamos que se mal interprete esta medida y se difunda erróneamente».

Fotos

Vídeos