El Calpe no se presenta en Callosa y es expulsado de la competición liguera

El equipo saldrá la próxima temporada en 2ª Regional y deberá de abonar una importante sanción económica al ser retirado de Preferente

JAVIER ZAMORA CALP.

El Calpe no se presentó al partido que tenía que jugar en Callosa de Segura. Esta segunda incomparecencia acarrea la retirada del equipo de Preferente de la competición. Además, aplicando el reglamento disciplinario de la Federación de fútbol de la Comunitat Valenciana, los verdiblancos descenderán a 2ª Regional, ya que en el momento de producirse esta retirada federativa, el equipo ocupaba puesto de descenso. Es decir, que disciplinariamente se desciende una categoría pero si se está en puesto de descenso entonces son dos.

La situación conlleva también una importante sanción económica para el club, que de no abonarla le impediría competir la próxima temporada con ninguno de los equipos que tenga el Calpe CF en cualquier categoría.

La situación era la de una muerte anunciada tras la ruptura de negociaciones entre el presidente, Luciano Marziano, y la edil de Deportes, Ana Sala, que por desavenencias con la directiva optó por retirarle al Calpe la gestión de los equipos de la cantera. Luego la cosa se empeoró tras saltar el escándalo de los jugadores en situación ilegal y, pese a las mediaciones habidas, no se llegó a un acuerdo. Desde la concejalía se pidió la dimisión del presidente y directiva, cosa que Marziano no aceptó, y el malestar entre los propios socios del club creció ya que tampoco podían plantear una moción de censura al presidente al negarse éste a darle la documentación necesaria.

A todo esto se unió la marcha de varios entrenadores. El equipo entró en una espiral que le llevó de estar cómodamente situado en la tabla a verse en puestos de descenso.

La directiva ha hecho publico un comunicado donde acusa directamente a la edil y al gobierno municipal calpino de la situación a la que ha llegado el club. En ese escrito se relata que todo «empezó con los cambios en la concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Calp (con la que se mantenía hasta la fecha una relación afable, cordial y operativa); como primera decisión de la nueva concejal: una, la súbita retirada del convenio que se llevó por delante la financiación del club, y que después continúo con una operación policial, cuanto menos sorprendente, que se llevó por delante a los jugadores latinoamericanos y a miembros de la directiva y cuerpo técnico. Todo ello aderezado con continuos mensajes de descrédito y vituperación hacia la persona del presidente, con el único fin de forzar una moción de censura».

Defiende este comunicado la gestión realizada por Marziano, ya que «nuestro presidente siempre ha tendido la mano, reservándose el justo derecho al veto que le otorga el cargo, es por ello que no ha cedido a chantajes».

Ahora lo normal sería realizar una asamblea de socios y a partir de la ella poner las piedras para un nuevo proyecto en un club de la solera del Calpe CF.

Fotos

Vídeos