En busca de los orígenes de la cocina mediterránea

El hostelero José Vicente Llobell Mañet junto a los responsables de la cocina del restaurante. /J. Iglesias
El hostelero José Vicente Llobell Mañet junto a los responsables de la cocina del restaurante. / J. Iglesias

El restaurante del Hotel Mañet de Teulada Moraira ha empezado su camino para situarse como referente de la cocina tradicional de la comarca

J. IGLESIAS

Conservar los guisos de nuestros abuelos y dar a conocer los platos más tradicionales de la cocina de la Marina Alta, es el objetivo que se ha marcado José Vicente Llobell Mañet, la cuarta generación de un apellido que desde 1930 forman parte de la historia de hosteleros Teulada-Moraira, concretamente de un lugar privilegiado que se denomina el Portet de Moraira.

Porque la familia Mañet, como muchas familias de tradición hostelera de la comarca, comenzó haciendo paellas a los primeros turistas que descubrieron en esta costa la bonanza de un clima que durante todo el año aporta calidad de vida a sus habitantes. Fue en su casa de la cala de El Portet, donde alquilaron sus primeras habitaciones arropados por una buena climatología y junto a una buena gastronomía. Así la Costa Blanca fue adquiriendo prestigio como uno de los destinos turísticos más cotizados por los turistas de países europeos, hasta nuestros días.

En el Portet de Moraira, la Casa de Huéspedes Mañet, siempre fue un referente para aquellos que buscaban en La Marina Alta su lugar de descanso, disfrutando de vistas maravillosas del Mediterráneo y del Cap d’Or de Moraira.

Tras unos años en desuso el establecimiento se ha sometido a una importante reestructuración de sus instalaciones apostando fuerte por el servicio de hostelería como hotel con encanto con sus nueve habitaciones, y un restaurante con productos de primera calidad, del mar y de la tierra de esta fructífera comarca.

José Vicente Llobell Mañet ha apostado por la cocina tradicional y ha depositado toda su confianza en Raúl Pastor, un chef de la población que dirige magistralmente un gran equipo de cocina que prepara platos de siempre actualizados a los nuevos tiempos.

Muestra de ello han sido las Primeras Jornadas Gastronómicas de Cocina Tradicional, donde además de las cocas, la ‘borreta de melva’ o el ‘bull con caracoles’ se han degustado platos marineros de siempre. El puchero de pulpo; el arroz con sepia con oreja de cerdo dándole un toque innovador, o el gazpacho marinero, han sido algunos de los platos fuertes de esta semana que ha convertido al Portet de Moraira y el Hotel Mañet, en referente de la cocina tradicional de La Marina.

No en vano, la carta preparada por Rául Pastor, está mimada al detalle para que el cliente disfrute sin problemas, por ello advierte de los elementos alérgenos que pueden encontrar en cada plato por si el comensal adolece de alguna intolerancia.

Arroces mediterráneos, pescados de la lonja de Moraira y los puertos pesqueros vecinos, y carnes ibéricas de primera calidad, conforman una deliciosa carta para allanar el camino hacia la conversión de un restaurante que sea referente de la comida tradicional de nuestra comarca.

Así pues, el hotel Mañet ha vuelto a sus orígenes, a lo auténtico, a la esencia de la calidad. Con un impresionante balcón al mar y una de las terrazas más bonitas de la Costa Blanca para aperitivos y largas veladas con música en directo mirando al mar, el Mañet ha iniciado su particular carrera de fondo con una meta importante: conservar la cocina mediterránea de la Marina Alta. Felicidades.

Fotos

Vídeos