Benissa tramitará la declaración de BIC para el Convento tras el comienzo de las obras del hotel

Imagen del Convento Franciscano de la Purísima Concepción de Benissa. / LP
Imagen del Convento Franciscano de la Purísima Concepción de Benissa. / LP

El alcalde asegura que la decisión obedece a la intención de no interferir en los trabajos que el arrendatario del edificio llevará a cabo

B. ORTOLÀ BENISSA.

El Ayuntamiento de Benissa tiene la intención de proteger el Convento Franciscano de la Puríssima Concepción. Para ello pretende solicitar la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), una actuación que hasta la fecha no había llevado a cabo ningún gobierno local y que el actual ejecutivo no iniciará hasta que el nuevo arrendatario inicie las obras para convertirlo en un hotel.

Motivo del ejecutivo para esperar, explicó ayer el alcalde, Abel Cardona, es reducir al máximo las posibles interferencias sobre los trabajos de habilitación que podrían darse si se iniciase la tramitación para la protección del edificio antes de la ejecución de dicha actuación.

El munícipe indicó que todavía no hay fecha exacta para iniciar la solicitud. Está condicionada al arranque de las obras del futuro recinto hotelero que, a su vez, está supeditada a la aprobación del convenio entre la empresa y el Ayuntamiento, prevista para el próximo pleno ordinario de finales de este mes. Un acuerdo que contempla que la empresa arrendataria gestionará el edificio, habilitado como albergue, y el consistorio podrá usarlo, de forma gratuita «para facilitar el hospedaje de personas que participan en acontecimientos organizados por la corporación, contemplando así mismo la posibilidad de uso para acontecimientos como congresos o jornadas de carácter institucional», indicó el primer edil.

El empresario hotelero asegura que respetará al máximo la estructura original del inmueble

También podrán utilizar este recinto las asociaciones locales, pero estas deberán pagar por su uso «con unas determinadas bonificaciones». El alcalde comentó que, en los últimos años, tan sólo usaban estas dependencias cinco o seis entidades, pero no descartó que puedan agregarse otras pues «en la localidad existen cerca de 100 asociaciones y también tendrán opción a utilizarlas».

Este acuerdo sustituye al firmado en 2014 entre el gobierno local y la orden franciscana que se alargaba hasta el 2024. Pero finalmente se rescindió cuando se comunicó la decisión de alquilar el Convento. En ese documento se le concedía el uso del edificio al Ayuntamiento a cambio de encargarse del mantenimiento. Ahora, explicó Cardona, será la empresa quien se haga cargo de ello. También se contemplan en el nuevo acuerdo las características que tienen rigen el uso de la plaza y la calle que da acceso al edificio y que son propiedad de la orden franciscana.

En cuanto a la iglesia, Cardona comentó que el párroco seguirá realizando liturgias como en la actualidad, «una vez al mes». Respecto al proyecto hotelero, todavía se desconocen muchos detalles.

El propio dueño de la empresa arrendataria, el empresario y vecino de la localidad, Francisco Javier Ginestar Pérez, reconoció que los técnicos están estudiando aún todas las posibilidades para «conseguir el máximo de habitaciones sin perjudicar la estructura original del edificio». Lo que sí se sabe es que las estancias ocuparán la zona del claustro, el inmueble de dos plantas, donde residían los frailes franciscanos.

Tampoco cuentan con una fecha para la finalización la apertura del hotel. «Aún es complicado determinarlo porque quedan muchas cosas por aclarar», comentó Ginestar.

Fotos

Vídeos