El Ayuntamiento de Dénia invita al Instituto Egipcio de Estudios Islámicos a colaborar en la divulgación de la estrecha conexión entre la Taifa de Dénia y el Califato fatimí durante el siglo XI

El director del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos, Basem Saleh Daoud, visita estos días la ciudad para conocer los fondos del Museu Arqueològic

LAS PROVINCIAS

El Ayuntamiento de Dénia ha invitado al consejero cultural de la Embajada de la R.A. de Egipto y director del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos, Basem Saleh Daoud, a visitar estos días la ciudad y conocer los fondos del Museu Arqueològic, que cuenta con importantes piezas arqueológicas del Egipto fatimí del siglo XI, reflejo de que en aquella época hubo una sólida conexión entre la Taifa de Dénia y el Califato de Egipto. Con esta iniciativa, según el edil de Cultura, Rafa Carrió, “deseamos explorar las posibilidades de un acuerdo de colaboración entre el Instituto Egipcio de Estudios Islámicos en Madrid que permita desarrollar actividades que permitan conocer más y mejor estas relaciones de hace un milenio”.

El doctor Basem Saleh Daoud participó ayer en la presentación de la conferencia que el doctor en Historia Gustavo Turienzo impartió dentro del ciclo “Dénia y la guerra en Al-Ándalus” y estuvo junto a Carrió para hacer públicas las actividades que el consistorio y el Instituto Egipcio de Estudios Islámicos quieren realizar.

Según ha comentado el jefe del Servicio de Arqueología, Josep Antoni Gisbert, a finales de la próxima primavera se organizará un ciclo de conferencias para difundir esta estrecha relación de Dénia con Egipto, que se estableció cuando en el año 1054, el emir de la taifa de Dénia, Alí, hijo de Muyahid, responde a una llamada de auxilio del califa fatimí, tras el año de peste y hambruna que había asolado su reino, y fleta desde el puerto de Dénia un gran navío cargado de alimentos y cereales con destino a Egipto. Este gesto del emir de Dénia fue correspondido con generosidad por el califa de Egipto, que devolvió la nave cargada de joyas, oro, plata y otras riquezas y, lo que es más importante, permitió al reino de la taifa de Dénia establecer una relación comercial directa con Egipto en un momento en que sus rutas comerciales con el Norte de África estaban a punto de desaparecer, ha matizado el doctor Gustavo Turienzo.

En el barco enviado a Egipto viajaron también dos misivas, escritas por el visir de Alí, Ibn Arqam, dirigidas al imán califa fatimí de Egipto y a su visir. Estas cartas, que Gisbert equipara a “un hallazgo arqueológico, una fuente de primera mano”, nunca se han traducido al castellano y ahora, el Ajuntament de Dénia y el Instituto Egipcio de Estudios Islámicos planean traducirlas y publicarlas, junto a su estudio, con la colaboración de Turienzo.

Además, se proyecta publicar también las actas del congreso sobre la Taifa de Dénia celebrado en 2015.

Fotos

Vídeos