Los agricultores rechazan el plan de erradicación del Consell para los almendros con Xylella

Uno de los huertos afectados por la bacteria Xylella fastidiosa en el municipio de Xaló. / B. Ortolà
Uno de los huertos afectados por la bacteria Xylella fastidiosa en el municipio de Xaló. / B. Ortolà

Los productores abogan por la contención y el control de la bacteria y tildan de «insuficientes» las indemnizaciones por arrancar los árboles

B. ORTOLÀ XALÓ.

Los agricultores de la comarca rechazan las medidas tomadas por la Generalitat para combatir la Xylella fastidiosa, la bacteria que afecta a los cultivos de almendros. Se trata de un plan de erradicación, una actuación que pasa por arrancar los árboles de las parcelas afectadas, así como el resto de cultivos o vegetación que pueda haber en cien metros a la redonda. Además se impone un sistema de vigilancia y tratamiento en un radio de entre 5 y 10 kilómetros de la zona afectada. Unas medidas que complementan a la de no dejar cultivar en la parcela en que apareció la bacteria durante los siguientes cinco años.

Para los productores el plan de erradicación impuesto en la provincia de Alicante es «demasiado duro e injusto». La mayoría abogan por una medida de contención, apunta la responsable de Asaja en la Marina Alta y Baja y El Comtat, Tere Alemany. Con ella tan solo se arrancarían los árboles afectados y se realizarían controles al resto. Según Alemany, de esa forma «se reducirían las inmensas pérdidas para muchos agricultores y para municipios como Alcalalí, donde la presencia del almendro es muy importante tanto en la agricultura como en el turismo».

De hecho, recordó la responsable de Asaja, tras la aparición del sexto brote, de las 153 parcelas afectadas en la provincia de Alicante, tan solo se ha detectado la presencia de la Xylella en 174 almendros. En la Marina Alta, esta vez son 31 parcelas las afectadas. Están en las localidades de Gata de Gorgos, Benigembla, Benissa, Senija, Calp, Llíber, Parcent, la Vall d'Alcalà, Xaló y Alcalalí.

En este último municipio, la preocupación entre los vecinos es máxima por la importancia de este cultivo, tanto a nivel agrícola como en lo relacionado con el turismo. Mucha de la programación turística gira en torno al festival de los almendros en flor. Según la alcaldesa, Maribel Molina, «se trata de un golpe muy duro. Aquí el proyecto de recuperación del almendro nació prácticamente con la aparición de la Xylella, pero esperábamos que fuese un problema tan complicado».

Otra de las quejas de los agricultores incide en las ayudas fijadas. Éstas dependen del tipo de cultivo. Si es intensivo (tan sólo de almendros) el productor puede recibir entre 4.000 y 6.200 euros por hectárea. Mientras que si es mixto (cuando también hay otras variedades) las ayudas variarán según la edad de los árboles. Los que tengan entre 3 y 28 años, tendrán una indemnización de 28 euros por almendro; los de más de 28 años la compensación será de 19 euros por ejemplar arrancado.

En ambos casos los agricultores aseguran que son ayudas «insuficientes». Remarcan que este pago tan solo se realiza una vez, «cuando se arrancan los árboles, pero después no nos dejan cultivar nada durante cinco años, si a ello le sumas otros cinco para que los futuros cultivos empiecen a dar frutos, suman más de 10 años». También están molestos por la planificación prevista para combatir la plaga. Alemany remarca que la bacteria «no ha entrado ahora en nuestras tierras, sino que lo hizo en 2016 desde Estados Unidos». Por ello, los agricultores entienden que «se habrían podido tomar medidas mucho antes».

La responsable de Asaja en la comarca recuerda que la parcela afectada en Alcalalí, «el propietario la tenía trabajada y bien cuidada, pero las de alrededor estaban abandonadas. Éste es un factor que puede desencadenar su proliferación, ya que el estar descuidadas pueden convertirse el un reservorio de insectos y maleza».

Nueva charla

Para dar un poco de luz al difícil problema al que se enfrenta el sector agrario, Benissa volverá a acoger el próximo lunes una charla informativa, organizada por la Mancomunidad de la Vall de Pop, destinada a los agricultores y a las personas propietarias de terrenos con almendros. La reunión tendrá lugar al salón de actos municipal a las 19 horas.

Fotos

Vídeos