Las Provincias
Coll y Salort junto al edil Miguel Ángel Arbona. :: Tino Calvo
Coll y Salort junto al edil Miguel Ángel Arbona. :: Tino Calvo

El PSPV de El Verger acusa a Compromís de poner trabas para cambiar la alcaldía

  • Los socialistas aseguran que el pacto de gobierno prevé la cesión de un edil liberado por parte de los nacionalistas, pero estos lo desmienten

El cambio de poderes en este municipio se complica tras el desencuentro entre dos de los tres actores que conforman el gobierno de PSPV- Compromís e independientes, liderado por el socialista Ximo Coll. De hecho, a principios de legislatura se acordó que el próximo mes se cedería el bastón de mando a Compromís pero parece que esto podría no suceder.

La exigencia de Compromís de mantener los dos concejales liberados que tiene desde el inicio de legislatura, se ha convertido en el principal escollo en las negociaciones que mantiene con el PSPV.

Según apuntan desde las filas socialistas, los hasta ahora compañeros de gobierno «no quieren cumplir con el pacto verbal acordado al inicio de la legislatura». En aquel momento, socialistas y nacionalistas acordaron disponer de cuatro concejales liberados, dos para Compromís y dos para el PSPV. Pero, según apuntan desde las filas socialistas, los nacionalistas sugirieron reducir a tres los ediles con dedicación exclusiva. Además, comentaron: «desde Compromís solicitaron quedarse con dos concejales liberados y uno para el PSPV, porque al tener nosotros la alcaldía, ellos no tendrían tanta visibilidad».

Según explicó el alcalde Ximo Coll desde su partido aceptaron la condición de variar el número de los liberados: «dos para nosotros y uno para Compromís. Pero a pocos días para efectuarse dicha transición, los nacionalistas no dan su brazo a torcer.

Según dijo Coll «quieren mantener a sus dos ediles liberados, cuando el compromiso de ambas partes era cedernos uno».

El edil aseguró que sus compañeros de gobierno les han sugerido aumentar el número a cuatro, es decir, «dos para ellos y dos para nosotros, pues en nuestro municipio se permite tener hasta cuatro». Una propuesta que ha chocado con la negativa de los socialistas. El primer edil asegura que añadir otro concejal con dedicación exclusiva, repercutiría en las arcas municipales. «Serían alrededor de 50.000 euros que no se podrían destinar para el municipio y por ahí, nosotros no pasamos». Por ello Coll instó a los miembros de Compromís a «cumplir con lo pactado al inicio de la legislatura y no cambiar de opinión».

Ante las acusaciones de los socialistas, el líder de los nacionalistas en El Verger, Basili Salort, aseguró que en el acuerdo de inicio de la legislatura no se prevé la exigencia de alternar el número de concejales liberados. El documento plantea la posibilidad de facilitar «una o dos dedicaciones exclusivas para el alcalde y teniente alcalde, en el caso de que se considere necesaria por sus responsabilidades y compatibilidades o incompatibilidades laborales».

El edil remarcó el punto del pacto firmado en el que se fija el cambio de alcaldía para el próximo mes: «es un acuerdo que hay que cumplir».

Si las aguas andan revueltas en El Verger, en el municipio vecino es todo lo contrario. La transición en la alcaldía, que pasará del nacionalista Zeus Serrano al socialista José Ramiro, se prevé tranquila.

Así lo confirmaron ayer ambos ediles quienes matizaron que el jueves tendrá lugar el pleno de renuncia al puesto de Serrano. Mientras que el nuevo gobierno se confeccionará en la sesión plenaria del 3 de junio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate