Las Provincias

La ofrenda y la cremà, dos de los momentos más emotivos

Las fiestas josefinas se cerraron el domingo en Dénia con dos de los momentos más emotivos para las falleras mayores de la ciudad, Inés Alacreu y la pequeña Mar Cabrera, y para las falleras de las comisiones. El primero de ellos se produjo en la ofrenda de flores a la Mare de Déu. Pero cuando más lágrimas se vieron en la cara de los festeros, grandes y pequeños, fue durante la cremà, cuando las llamas consumieron sin piedad los monumentos que tanto trabajo les había costado. Solo se salvaron los dos ninots indultats de Centro.