Las Provincias

Mollà pasa a los no adscritos en Benissa tras la expulsión de Cs por apoyar al tripartito

Isidor Mollà, a su llegada al salón de plenos antes de la votación de enero para escoger al nuevo alcalde de Benissa. :: Tino Calvo
Isidor Mollà, a su llegada al salón de plenos antes de la votación de enero para escoger al nuevo alcalde de Benissa. :: Tino Calvo
  • Ciudadanos le reclama el acta de edil por respaldar un gobierno «nacionalista de izquierdas» y la ejecutiva local arremete contra el dictamen

La expulsión de Isidor Mollà de Ciudadanos era el desenlace evidente y esperado, pese a la sorpresa que mostró ayer el afectado al conocer la resolución del Comité de Garantías de la formación naranja tras el expediente que se le abrió al edil de Benissa cuando el pasado 10 de enero dio su apoyo al tripartito formado por Reiniciem, PSPV y Compromís para que hubiera un cambio al frente de la alcaldía. Mollà apuntó ayer que seguirá en la Corporación, como hasta ahora, pero en las filas de los no adscritos, pues no deja el acta.

El concejal recalcó que su partido, Ciutadans, había sido «honrado» con el pueblo benissero y que respaldaban un cambio una alternancia al frente del gobierno local. Por ello considera que ese apoyo al nuevo ejecutivo era una acto de «responsabilidad política» que contó con el visto bueno de la agrupación benissera, que indicó que era «insostenible» que permaneciera la Alcaldía en manos del Partido Popular «después de más de una década de gestión bajo la sospecha constante de corrupción».

En un comunicado, desde Alicante Cs destaca que el expediente por el respaldo al «tripartito de izquierdas» se ha cerrado «definitivamente» y no cabe ningún recurso al respecto ya que se han desestimado las alegaciones presentadas. Por ello, desde la formación naranja se le exigió al edil benissero que «devuelva el acta de concejal al partido».

Respecto a esa resolución del Comité de Garantías, la agrupación local de Ciudadanos de Benissa recalcó ayer que «no ha contado con las garantías democráticas mínimas legalmente establecidas». Es más, subrayó que no se notificó «en la forma apropiada», lo que les impidió presentar alegaciones.

Asimismo, la agrupación hizo hincapié en que antes de la votación en el pleno no tuvieron conocimiento de que la dirección provincial, regional o nacional estuviera en contra. Según dijeron, no se les trasladó oficialmente «la prohibición de apoyar un cambio de gobierno». Y añadió que las propuestas de gobierno del nuevo ejecutivo para lo que queda de legislatura no se oponen a «los principios políticos que Ciudadanos ha promulgado desde la campaña electoral».

En cambio, el coordinado comarcal de Ciudadanos en la Marina Alta y la Marina Baixa, César Martínez, insistió en que hasta el último minuto antes del pleno para elegir al nuevo alcalde se intentó convencer a Isidor Mollà de que diera marcha atrás en su intención de respaldar al tripartito. Según señaló hicieron todo lo posible para que «reconsiderase su decisión» porque «chocaba frontalmente con la estrategia y principios de nuestro proyecto».

Cabe recordar que en el pleno de enero para elegir al nuevo alcalde tras la dimisión en diciembre del popular Juan Bautista Roselló, Mollà votó a favor de Abel Cardona, de Reiniciem Benissa, y su respaldo fue el que decantó el resultado final. Esa decisión dejó la Alcaldía en manos del tripartito y relegó al PP a la oposición.

En esa sesión, entre el público, se encontraban, entre otros, César Martínez y el responsable de acción institucional de Ciudadanos en la Comunitat Valenciana, Jesús Gimeno. Cuando terminó el pleno y se consumó el cambio de gobierno, los dos representantes de la formación naranja anunciaron que se le iba a abrir un expediente a Isidor Mollà y que con toda probabilidad iba a desembocar en su salida del partido. Ante esta situación, Martínez señaló que esperan que «en cumplimiento de su compromiso escrito, devuelva el acta a Ciudadanos».

Por contra, la agrupación local de Ciudadanos declaró que confían en que el partido «reconsidere esta decisión injusta». Además, criticó la «diferente vara de medir» que está aplicando la formación naranja ya que en «hay situaciones similares en Elche, en el que los concejales de Ciudadanos son cruciales, con sus votos, para el mantenimiento de un gobierno de coalición de varios partidos (PSOE, Compromis y el Partido de Elche)». Y añadió que «en Murcia se están produciendo conversaciones en la misma línea para resolver una situación similar a la que vivíamos en Benissa».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate