Las Provincias

Xàbia baraja destinar el cuartel de La Plana a albergue juvenil

Estado del antiguo cuartel de Carabineros de La Plana. :: lp
Estado del antiguo cuartel de Carabineros de La Plana. :: lp
  • El ayuntamiento compra al Estado por 25.500 euros la finca del antiguo edificio de Carabineros y el solar de La Granadella

El Ayuntamiento de Xàbia ha formalizado la compra de dos fincas rústicas en las zonas de la Grandella y la Plana que eran propiedad del Estado. Y es que, como comentó el alcalde, José Chulvi, el objetivo era evitar que ambas propiedades, que el Estado sacó a subasta pública, pasasen a manos privadas.

Chulvi explicó que no hay nada decidido respecto al uso de ambas fincas adquiridas, aunque, entre otras muchas posibilidades se baraja en un futuro adecuar el antiguo cuartel de La Plana para convertirlo en un albergue para jóvenes. Respecto a los terrenos de la zona de La Granadella se podría destinar a aparcamiento.

El jefe del ejecutivo y el delegado de Economía y Hacienda en Alicante, Antonio Rodríguez Laso, firmó el documento de adquisición de estos terrenos que antiguamente albergaron dos cuarteles de la Carabineros. Y es que tras la guerra civil, la Guardia Civil absorbió este cuerpo y todos sus bienes pasaron a ser propiedad del Estado.

La operación ha supuesto al Consistorio un desembolso de 25.486 euros. Así se han pagado 13.805 euros por la finca de la Granadella que tiene unos 985 metros cuadrados y 11.681 por la de la Plana, que abarca unos 1.200 metros cuadrados.

Las negociaciones empezaron a principios de 2016 cuando desde Economía y Hacienda se comunicó al departamento municipal de Patrimonio, dirigido por Pilar Zamora, que se estaba tramitando el expediente de enajenación (venta) de estas parcelas.

Desde el primer momento, el Ayuntamiento de Xàbia mostró su interés en adquirirlos para poder destinarlos a usos y dotaciones públicas.

Reseñar que en ambos casos las fincas están en puntos valiosos para el municipio, ya que uno de ellos está en pleno parque natural del Montgó y el otro junto a la playa de la Granadella, por lo que la Administración tiene mucho interés en que sigan siendo de titularidad pública.

Ambos espacios, ahora de titularidad municipal son verdaderas atalayas sobre el mar. No en vano, fueron sede del cuerpo de carabineros, que durante el siglo XIX y principios del XX se encargaba del control de fronteras terrestres y en especial de puntos como barrancos o calas escondidas para evitar el contrabando. Hoy en día, el cuartel de la Plana de San Jerónimo, que fue ampliado por la Guardia Civil, está completamente en ruinas. Del de la Granadella no queda nada.