Las Provincias

Dénia aplaza la decisión sobre el nuevo colegio en Jesús Pobre a la espera de más informes

Un momento de la sesión plenaria celebrada ayer en Dénia y en la que se aplazó el dictamen sobre el colegio internacional. :: Tino Calvo
Un momento de la sesión plenaria celebrada ayer en Dénia y en la que se aplazó el dictamen sobre el colegio internacional. :: Tino Calvo
  • Ejecutivo y oposición se ponen de acuerdo en la junta de portavoces previa al pleno para que el asunto sobre el centro internacional quede sobre la mesa

El punto del pleno ordinario de ayer que más expectación había levantado, el dictamen sobre la Declaración de Interés Comunitario (DIC) del Colegio Internacional de Jesús Pobre, finalmente no se debatió. Ejecutivo y oposición respaldaron el aplazamiento de la decisión de la Corporación de Dénia a este respecto a la espera de contar con nuevos informes que aporten más información.

En la junta de portavoces previa a la sesión plenaria, el alcalde, Vicent Grimalt, les anticipó la propuesta de aparcar el dictamen y todos los grupos se pusieron de acuerdo para no abordarlo. Aspecto que se ratificó poco después en el pleno. Previamente, el ejecutivo local ya había sondeado las posturas del resto de formaciones, que coincidían en dejar sobre la mesa la postura que el Ayuntamiento de Dénia trasladará a la conselleria sobre el proyecto del nuevo colegio que hace unos años una promotora, Euro Montgó, quería impulsar en unos terrenos que poseía en Jesús Pobre.

Entre el público presente en la sesión estaban representantes de esa promotora, que aplaudieron la decisión de la Corporación de aplazar el dictamen. Desde Euro Montgó, destacaron que su propuesta de infraestructura educativa es el uso que mejor encaja dentro de los que se le podrían dar a sus terrenos. Según recalcaron, estudiaron el sector comarcal y detectaron una carencia de este tipo de centros. En su opinión, hay un mercado muy grande y muchas personas podrían escoger Dénia o la Marina Alta para establecerse y que sus hijos estudien en ese colegio, en el que tendrían cabida unos 800 alumnos.

En ese sentido, incidieron en que se trata de un proyecto beneficioso para la comarca, no sólo porque ampliará la oferta educativa de la zona, sino también por el empleo que generará.

Respecto a las críticas recibidas por esta propuesta junto a las faldas del Montgó y el efecto negativo que tendría en el paisaje de Jesús Pobre, hicieron hincapié en que sólo usarían 30.000 metros cuadros de la superficie total de sus parcelas y que 9.000 corresponderían a la construcción. Los edificios «nunca se verían como moles» ya que tendrían dos plantas y una de ellas quedaría prácticamente soterrada. «No hay impacto visual porque se ha querido ser respetuoso con el medio ambiente», añadieron.

Al no llegar a debatirse la cuestión de la DIC, al concluir el pleno de ayer Ciudadanos quiso explicar la postura de su partido respecto al nuevo colegio que se proyecta en Jesús Pobre. Sergio Benito recalcó que querían que se dejara sobre la mesa para ver si el tipo de suelo permite esa infraestructura.

No perder la inversión

Según señaló, es una inversión demasiado importante como para dejarla escapar. Por ello, Benito insistió en que si finalmente la ubicación inicial no es viable, el equipo de gobierno debe ponerse a trabajar para encontrar un emplazamiento alternativo «para que no se pierda esa inversión». Especialmente cuando «hay informes que dicen que hay alternativas de suelo», añadió Benito.

Asimismo, el edil de Ciudadanos se preguntó que cómo era posible que un informe sobre el proyecto realizado por el arquitecto municipal sobre el proyecto fuese positivo y que tras el cambio de gobierno se rehizo el expediente y el último era negativo. A su juicio, debería resolverse esa «contradicción».

No obstante, se congratuló de que finalmente el gobierno local propusiera, como ya había solicitado C's, que se dejara sobre la mesa. «Ojalá sea un punto de inflexión» de la concejalía y se «tengan en cuenta» a los inversores, exclamó el concejal de la formación naranja.