Las Provincias

El parque de bomberos se queda durante horas con un efectivo por falta de personal

La asamblea de la junta de personal del Consorcio Provincial de Bomberos acordó no realizar servicios extraordinarios ni asumir sustituciones entre 7 y 11 de noviembre como medida de protesta por la escasez de personal. En el caso del parque comarcal de Dénia se tradujo en que uno de esos días se produjo un incendio en Alcalalí y tras salir la dotación de bomberos para sofocarlo, sólo quedó durante horas un efectivo, el telefonista, para atender cualquier posible emergencia.

El jefe de bomberos de Dénia, Javier Fayos, explicó ayer que esta situación ha servido para «poner de manifiesto la falta de personal y la precariedad del servicio». Por suerte, recalcó, no se produjo en ese momento ningún otro incidente que requiriera de la presencia de sus efectivos.

Fayos remarcó que la situación en el parque comarcal se arrastra desde hace años y se debe a una falta de previsión. Además, auguró que todo se complicará dentro de un tiempo si no se refuerza la plantilla con más personal porque la actual es insuficiente y una parte importante de ella supera los 50 años. En ese sentido, detalló que en los próximos cinco o seis años se jubilará al menos el 20% de los bomberos que hay en Dénia.

Asimismo, el jefe del parque incidió en que durante el verano en el parque hay al menos unos diez bomberos cada día, un mínimo que considera insuficiente para atender la creciente población que experimenta la Marina Alta durante esos meses. Por ello, reclamó una plantilla más extensa para poder ofrecer el mejor servicio posible y evitar problemas de seguridad derivados de esa precariedad.

La junta de personal del Consorcio Provincial de Bomberos anunció ayer que, «ante la negativa de la dirección del Consorcio a dar soluciones, se prorrogarán las medidas de presión durante 10 días más. Así, comenzaron otra vez a no realizar servicios extraordinarios ni asumir sustituciones y eso se prolongará hasta el 1 de diciembre.