Las Provincias

El CN Jávea pide más apoyo de la Federación de Pesca al equipo del Mundial

  • El conjunto fue descalificado cuando iba segundo porque el patrón de la barca con la que participaban llevaba cañas no permitidas

El Club Náutico de Jávea ha trasladado al equipo del 'Clave de Luna' su apoyo tras haber sido descalificado injustamente del Mundial de Pesca en Altura que se celebró hace unos días en Meéxico y ha reclamado una mayor presión de la Federación Española de Pesca Deportiva para resolver esta injusticia cometida por la organización de la competición.

La junta directiva del club recibió un primer informe sobre la participación del equipo español, en la que estaba la tripulación del 'Clave de Luna', al frente José Luis Martínez, junto a Daniel Maestre, Carlos Aliño y Sergio Maestre. El del CN Jávea era uno de los tres equipos españoles que participaba en la prueba.

En Acapulco se disputó el 25th World Championship Big Game Trolling, y la tripulación xabiera participó a bordo de una embarcación que suministra la organización. Junto a ellos iba un comisario del campeonato, que se encargaba de controlar el cumplimiento de las reglas.

Fue al concluir la última jornada cuando el equipo del 'Clave de Luna' fue descalificado por el Comité del Campeonato porque, al parecer, en la embarcación tenían dos cañas de pesca no reglamentarias.

Según explicaron los miembros del equipo, las cosas raras ya comenzaron antes de iniciarse el campeonato ya que les proporcionaron una de las embarcaciones de reserva. Esto ya fue, reconocieron, una desventaja, pues el patrón «no tenía experiencia para actuar en caso de picada de una pieza» y además la propia barca no era «la más adecuada».

Sin embargo, lograron superar todos esos inconvenientes y llegaron a puerto con las mejores capturas. Nada más atracar les esperaba uno de los jueces de la organización que, tras revisar la embarcación, dictó su descalificación por tener dos cañas no reglamentarias. Tras la decisión, la tripulación xabiera alegó que el comisario a bordo «reconoció que en ningún momento se vieron las cañas» . Ya que ese material era del dueño del barco . Desde la tripulación ponen el foco en la organización, ya que debería haber trasladado a todos los patrones las condiciones y obligaciones de la prueba.