Las Provincias

Carmelo Ortolá abandonará la política activa tras aprobar las cuentas de Pego para 2017

El exalcalde de Pego y actual concejal de Hacienda, Carmelo Ortolà, con sus compañeros de gobierno durante el pasado pleno. :: B. O.
El exalcalde de Pego y actual concejal de Hacienda, Carmelo Ortolà, con sus compañeros de gobierno durante el pasado pleno. :: B. O.
  • El actual concejal de Hacienda dejará su cargo después de 12 años formando parte de la Corporación, diez de ellos como alcalde

El exalcalde de Pego y actual concejal de Hacienda, Carmelo Ortolá confirmó ayer a LAS PROVINCIAS lo que parecía ser un secreto a voces. El edil dejará la política activa que desempeña en el consistorio pegolino tras la aprobación de los presupuestos de 2017.

Ortolà afirmó que es una decisión «muy meditada» y que los motivos de su renuncia son meramente personales. «Son muchos años y creo que he cumplido una etapa, ahora quiero centrarme en mis proyectos profesionales y mi familia», apuntó. Previsiblemente, su renuncia se hará efectiva el próximo mes de marzo, fecha en la que el gobierno estima que tendrá preparado el borrador de los presupuestos para su aprobación, como indicaron durante la celebración del pleno extraordinario de ayer.

Según comentó el concejal, estos meses también servirán para terminar de preparar a la persona que le sustituirá. Aunque el edil no confirmó el nombre, todo apunta a que la figura que estará al lado de Alicia Siscar ocupando un asiento en el pleno municipal será la de Carolina Mengual, la número tres de la lista de Ciutadans de Pego en las pasadas elecciones.

Tampoco esclareció si su sucesor mantendrá los cargos al frente de las concejalías de Hacienda y Sanidad, el edil dejó entrever que deberán negociarlo con sus socios de gobierno (PSPV).

Con este anuncio, Ortolá cierra una periodo de 12 años trabajando en el consistorio pegolino. Una etapa política que se inició en el año 2003 cuando se presentó como candidato a la alcaldía del municipio en las filas del PP. Por aquel entonces consiguió ser jefe del ejecutivo tras alcanzar un acuerdo con el PSPV de Ana Aparisi y el Bloc Nacionalista Valencià, encabezado por Joan Carles Cambrils. Un tripartito que, a pesar de sus diferencias ideológicas, les movía un mismo fin: evitar que Carlos Pascual volviese a repetir como alcalde en el municipio.

La legislatura estuvo marcada por las diferencias entre Ortolà y los suyos con la directiva provincial del Partido Popular. Un conflicto que terminó con la salida de Carmelo y algunos de sus compañeros del partido para fundar Ciutadans de Pego en las elecciones de 2007. En estos nuevos comicios, la figura de Carlos Pascual siguió muy presente en el municipio, aunque ya se habían iniciado los procesos legales que acabarían con la condena de prisión por delito ecológico.

La pareja de Pascual, Maite Ferrándiz, se presentó como cabeza de lista de los populares y Ortolà tuvo que llegar a acuerdos con el resto de partidos para conseguir la alcaldía. De nuevo los apoyos los encontró en el PSPV de Ana Aparisi y el Bloc, que encabezaba Àngel Sendra.

En esta segunda legislatura al frente del consistorio pegolino, Carmelo Ortolà asumió la concejalía de Hacienda, cargo que mantiene hasta la actualidad.

En las elecciones de 2011, Ciutadans de Pego, con el beneplácito del Bloc, llegó a un acuerdo con el PSPV, que presentó como candidato a Enrique Moll. En este periodo Ortolà ejerció como alcalde del municipio los dos primeros años y Moll los dos restantes.

Así pues, en 2013 dejó la vara de mando y ya no la volvió a recuperar en las siguientes elecciones, celebradas el pasado año, puesto que el PSPV las ganó con solvencia. Aún así, los dos escaños de Ciutadans de Pego fueron clave para la composición del gobierno, ya que los socialistas se decantaron por los independientes dejando en la oposición al grupo Compromís, que había conseguido cuatro escaños. El edil volvió a repetir al frente de la concejalía de Hacienda y Sanidad.

Cuentas de 2016

Además de aprobar los presupuestos de 2017, Ortolà antes de sus salida, quería cumplir con otra importante tarea, la aprobación de las cuentas de este ejercicio a pesar de estar prorrogadas y de faltar tan solo un mes y medio para finalizar el año.

Según explicó, el presupuesto asciende a 9.899.132 euros, un 2,41% menos respecto al de 2015, «gracias a la contención del gasto que ha realizado el gobierno local», apuntó.

Ortolà recordó que, a pesar del retraso, el consistorio «ha podido prestar sin problemas todos los servicios que se compromete a dar a los ciudadanos». Además señaló que los técnicos del ayuntamiento fueron los que recomendaron su aprobación «para tener una mejor base a la hora de confeccionar los de 2017».

Por su parte, la oposición Compromís y PP, mostraron su disconformidad a este respecto. Los populares lamentaron «tener que hablar de lo que se ha hecho y no de lo se hará». Mientras que los nacionalistas afirmaron que la única razón para tanta demora «es que los dos partidos del gobierno no han conseguido ponerse de acuerdo hasta ahora».