Las Provincias

Pego aprobará el presupuesto de 2016 a falta de un mes y medio para la conclusión del año

El edil de Hacienda, Carmelo Ortolà, junto a algunos compañeros de gobierno durante la celebración del último pleno. :: B.O.
El edil de Hacienda, Carmelo Ortolà, junto a algunos compañeros de gobierno durante la celebración del último pleno. :: B.O.
  • El concejal de Hacienda, Carmelo Ortolà, afirma que siguen la recomendación de los técnicos porque facilitará las cuentas de 2017

A falta de un mes y medio para despedir el 2016 y cuando muchos ayuntamientos de la comarca ya trabajan en los presupuestos de 2017, el equipo de gobierno de Pego ha decidido presentar a aprobación los presupuestos de este año que pronto termina, a pesar de que ya tiene las cuentas prorrogadas.

Lo hará el próximo martes durante la celebración de un pleno extraordinario. Según explicó el concejal de Hacienda, Carmelo Ortolà, «hemos preferido presentar los presupuestos para su aprobación porque los técnicos del departamento de Intervención lo recomiendan y para disponer así de un mejor modelo a la hora de desarrollar los de 2017».

La principal razón de la demora se debe, apuntó Ortolà, al pago de dos facturas por valor de 150.000 euros derivadas de dos sentencias que tuvo que asumir el consistorio pegolino. La primera de ellas referida a la revisión de precios de la planta de tratamiento de residuos del Campello, recurrida por los municipios de la Marina Alta entre los años 2011 y 2012. Mientras que la segunda, obedecía a una resolución judicial de una revisión de precios hecha por la empresa FCC.

A pesar de este imprevisto, el concejal de Hacienda afirmó que el ayuntamiento «no ha tenido ningún problema para cubrir todos los gastos de servicios para los ciudadanos». Apuntó, además, que con el paso de los meses el ejecutivo local ha podido nivelar las cuentas puesto que ha contado con algo más de los ingresos que esperaban y se han reducido los gastos previstos. Según explicó, «el ayuntamiento paga actualmente 200.000 euros menos de capital y menos intereses bancarios, circunstancia que ha favorecido la reducción de la deuda por debajo del 70%».

El edil recalcó que el gobierno local «no debe nada a nadie, el ayuntamiento no tiene lista de esperar de proveedores y estamos cumpliendo con el periodo de pagos, así como el Plan de Ajuste». Destacó, también que estos presupuestos serán inferiores a los del pasado ejercicio.

En cuanto al mes y medio que resta para la conclusión del año, Ortolà confirmó que el gobierno local no tiene ningún otro imprevisto.

Tan sólo reseñó la inclusión de una inversión de 138.000 euros que el consistorio destinará a la ampliación del cementerio. Un proyecto que contará con la colaboración económica de la Diputación de Alicante, enmarcada en el Plan de Obras y Servicios.

Respecto al presupuesto de 2017, el responsable de las arcas públicas descartó tenerlo preparado antes de finalizar este año para poder ser aprobados en enero, como habían previsto. Según indicó, «estamos haciendo un esfuerzo para tenerlos cuanto antes» y, aunque no dio una fecha exacta, Ortolà espera que estén listos en el próximo febrero.

El concejal de Hacienda confirmó que el único inconveniente que puede retrasar la elaboración del presupuesto del año que viene es el posible aumento salarial en el sector público reflejado en los Presupuestos del Estado. Aunque el edil aseguró que el equipo técnico municipal «ya prevé esa subida, que previsiblemente será del 1%».

Crítica de Compromís

La intención de aprobar los presupuestos de este año un mes y medio antes de las uvas del 31 de diciembre no ha gustado a los miembros de Compromís, el principal grupo de la oposición.

Su portavoz, Àngel Oltra, afirmó que el retraso se debe a que los dos partidos del equipo de gobierno (PSPV y Ciutadans de Pego) «no han sabido ponerse de acuerdo a la hora de distribuir el dinero entre sus concejalías y se han limitado a dar excusas durante estos meses».

Para Oltra, «no es excusa que surgiese un imprevisto de 150.000 euros para poder aprobar los presupuestos, esto se hubiese podido prevenir». Además manifestó su «temor» a que esta situación se vuelva a repetir en 2017, «ya lo han retrasado de enero a febrero, no es descabellado pensar que no estarán en la fecha que indican. Además hay que recordar que lo normal estén listos a principios de septiembre».