Las Provincias

EL ÁGUILA

Con un café de sobremesa de los que ahuyentan el sueño, me adentré en una urbanización del mismo nombre para deslindar parcelas. Plano y flexómetro en mano, me puse a localizar puntos sobre una mullida alfombra verde. Al pasar bajo la sombra de una decena de sistemáticas palmeras, todas robustas y achatadas, el cálido momento se rompió súbitamente con un estruendo que me empujó violentamente hacia el suelo. Confuso alcé la vista, y allí estaba, de enormes y puntiagudas alas, un águila adulta intentaba levantar el vuelo sobre mi cabeza. En el césped quedaron conmigo decenas de plumas de una paloma que acababa de ser devorada.

Cuando salgo a pescar en barca con los amigos miro siempre hacia la costa, sin evitar fijar la mirada hacia la densa cobertura arbórea que cubre el extenso diseminado urbano. A cierta distancia el efecto es mayor, porque el nítido bosque no permite ver las viviendas, pero que en montes y acantilados, los incendios forestales ya se han encargado de dejar una feroz huella exterminadora.

La Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación señala que cada año se pierden en el mundo cerca de doce millones de hectáreas a causa de una desertificación agravada por la deforestación que también padecemos, incrementando la erosión del suelo, así como la pérdida de capacidad para retener nutrientes, todo ello en perjuicio de la biodiversidad.

La planificación urbana exige el contemplar una correlación entre el urbanismo y la conservación de la naturaleza, incorporando parámetros como el número de árboles por superficie de parcela, antejardines a viviendas, coberturas verdes en techos y muros, y donde la alineación del arbolado viario y los parques ajardinados sean vistos como algo más que espacios de recreación ciudadana.

El nuevo Consell de Urbanismo de Dénia también debería debatir estas cuestiones, pero desafortunadamente, entre los colegios profesionales participantes no se encuentran los agrónomos y los forestales, los cuales son los que podrían aportar algo de técnica rural y ambientalista a un Plan General que también debería ser naturalizado.