Las Provincias

El presidente de la Comunitat de Regants de Pedreguer rehúsa declarar ante el juez

El presidente de la Comunitat de Regants de Pedreguer a la salida del Palau de Justícia. :: Tino Calvo
El presidente de la Comunitat de Regants de Pedreguer a la salida del Palau de Justícia. :: Tino Calvo
  • Fornés fue el único de los miembros de la junta citados por el caso de la presunta falsificación de cuentas que acudió al Palau de Justícia

Los integrantes de la junta de gobierno de la Comunitat de Regants de Pedreguer estaban citados ayer para comparecer ante el juez a declarar como investigados en la denuncia interpuesta por un vecino del municipio contra la comunidad por los presuntos delitos de falsificación de cuentas societarias y alzamiento de bienes. El único que acudió al Palau de Justícia de Dénia fue el presidente, José Alberto Fornés. Sin embargo, se acogió a su derecho a no declarar.

El titular del Juzgado de Instrucción Nº2 de Dénia notificó a finales de julio que los investigados, la junta de los regantes, debía comparecer con fecha 3 de noviembre para prestar declaración. Sin embargo, casi todos, a excepción del presidente, faltaron a esta cita. El letrado de la acusación lamentó esa situación y anunció que va a solicitar que se cite de nuevo a los ausentes y que en caso de no comparecer otra vez se ordene su detención.

Cabe recordar que tiempo atrás la Comunitat de Regants de Pedreguer llevó ante los tribunales a un vecino, una empresa y una aseguradora por un presunto incumplimiento en unas obras para el goteo. La denuncia fue desestimada y, además, le tocó pagar las costas del juicio. Como no les gustó la decisión del juez, apelaron la sentencia ante la Audiencia Provincial, que ratificó el fallo inicial.

Ante este nuevo revés, los regantes interpusieron un recurso de casación, que fue inadmitido. En ambos casos se le impuso el pago de las costas. Por su parte, el vecino, después de haber ganado en todas las ocasiones, intentó que les abonasen el dinero por los gastos de los litigios, como habían marcado los distintos magistrados. Sin embargo, no pudo conseguirlo y por ello interpuso una demanda.

Cuando el juzgado le requirió a la Comunitat de Regants que designara bienes y una cuenta bancaria para ejecutar la sentencia, no obtuvo ninguna. Entonces se les volvió a requerir para proceder al embargo del capital adeudado. La respuesta fue una cuenta con un saldo de sólo 25 euros.

Sin embargo, la Comunitat de Regants en la documentación que remitió a los comuneros para la junta general extraordinaria detallaba que en el balance de 2015, en el apartado de tesorería, figuraba la cantidad de 5.494,39 euros y que en bancos la cifra ascendía a 137.464,43 euros.

Vistos los datos, el demandante, que también es comunero, apunta que la Comunitat de Regants ha mostrado una «clara voluntad de incumplir» las órdenes judiciales al ocultar los bienes y las finanzas reales. También pone de relieve que en el balance no aparecía el dinero adeudado por las sentencias.