Las Provincias

Militantes socialistas de Ondara se darán de baja del partido tras la abstención del PSOE

Militantes socialistas de Ondara, con José Ramiro en el centro, en la asamblea general celebrada recientemente. :: LP
Militantes socialistas de Ondara, con José Ramiro en el centro, en la asamblea general celebrada recientemente. :: LP
  • El líder de la formación local tilda de «grave error» haber facilitado un Gobierno de Rajoy, pero el secretario comarcal piensa que no se marchará nadie

La abstención del PSOE en la votación del sábado, en la que Mariano Rajoy logró ser investido presidente del Gobierno, no ha sentado nada bien en algunos colectivos de la Marina Alta. En el caso de Ondara, el líder de la formación local, José Ramiro, avanzó que «seguro que tendremos bajas». Según reconoció, no votar en contra del candidato popular ha generado malestar y varios militantes ya le han planteado que van a darse de baja del partido.

Ramiro destacó que en Ondara hay muchos simpatizantes, pero tan sólo 11 militantes, en su mayoría «históricos». Por ello, si algunos acaban por marcharse, la militancia se verá notablemente afectada.

Para el líder de los socialistas ondarenses, la abstención del PSOE ha sido un «grave error». En su opinión, el daño en la reputación del partido costará mucho de arreglar.

En cambio, el secretario comarcal de los socialistas, Toni Vaquer, apuntó que piensa que los militantes no se irán. Además, recalcó que se respeta la opinión de cada agrupación, que en el caso de Ondara y Pego se mostraron partidarias del «No es no». A su juicio, en esta situación «es normal que alguien se rebote, pero hay que respetar la decisión del comité federal».

Vaquer hizo hincapié en que el PSOE ahora debe hacer «una buena oposición escuchando a la gente». También insistió en que es mejor tener enfrente a un PP debilitado que a uno con mayoría absoluta. También subrayó que los socialistas necesitan un congreso para analizar qué es lo que quieren de la socialdemocracia, «un congreso de ideas y propuestas, no de candidatos», porque» si hay un buen programa, al que elija la militancia será el mejor».

Por su parte, el secretario local del PSPV de Pego y alcalde, Enrique Moll, apostó ayer por que el nuevo secretario general de los socialistas sea elegido por los militantes mediante el congreso general.

Moll hizo referencia al comunicado que publicó la semana pasada el grupo socialista de la localidad, en el que se reafirmaban en la postura del «No es no», para que sus compañeros de Madrid no se abstuviesen en la votación del pasado sábado y evitar así que Rajoy fuera investido presidente. En cuanto a una posible renuncia de sus cargos, el alcalde del municipio confirmó que «nadie ha pensado en salir del partido».

El secretario local reafirmó que su partido «está compuesto por centenares de militantes cuyo voto debe contar como el de los que están arriba». Además, añadió no saber si el PSOE «dentro de 50 años tendrá un diputado en Valencia o Madrid, pero puedo asegurar que lo seguirá teniendo en el Ayuntamiento de Pego».

Grimalt: «Me abstengo»

En Dénia, el secretario local de los socialistas y alcalde, Vicent Grimalt, prefirió no entrar a valorar la posición de su partido en la sesión de investidura. «Me abstengo», dijo. Tampoco quiso pronunciarse respecto al Gobierno, pues quiere esperar a ver quiénes van a ser los ministros en la nueva legislatura.

En cambio, se mostró seguro de que el PSOE saldrá adelante porque no es la primera crisis que afronta el partido ni la peor. Además, lamentó que objetivo de otras formaciones de izquierda no hubiera sido el PP en lugar de centrarse en los socialistas.

También a nivel nacional, Grimalt incidió en que el partido es «necesario» y en que ha sido el único que ha gobernado y ha hecho políticas sociales. «Seguiremos en esa línea», defendió el dianense.

Por su parte , el líder de los socialistas de Xàbia y alcalde, José Chulvi, admitió que la abstención fue una decisión «dura y difícil» y que lleva al PSOE a «afrontar un gran reto», pero está seguro de que «desde la unidad vamos a salir adelante». Aseguró que respetaban la decisión del comité federal, aunque matizó que la agrupación xabiera, en su asamblea y tras un debate «tranquilo y sosegado», se había mostrado partidaria de que fuera la militancia la que decidiera el camino a seguir.

Chulvi indicó que en Xàbia los socialistas van a seguir trabajando como hasta ahora y que van a seguir ayudando al gobierno de la Generalitat Valenciana en un año que ha sido de «recuperación de derechos». También puso de relieve que por fin en 2017 el gobierno autonómico empezará a saldar una deuda histórica con el municipio al incluir en los presupuesto una partida para la piscina municipal.