Las Provincias

El chef Federico Guajardo en el Olimpo gastronómico

El chef Federico Guajardo en el Olimpo gastronómico
  • El cocinero del Hotel Los Ángeles viajó en avión hasta Alemania con la gamba roja de Dénia ultracongelada en su equipaje

La gastronomía de Dénia ha mostrado músculo en las Olimpiadas de Cocina que se celebran en la población alemana de Erfurt cada cuatro años desde el año 1.900. Las de 2016, han sido las vigésimo cuartas olimpiadas y se han llevado a cabo del 22 al 25 de octubre bajo el lema ‘La comida sin fronteras’.

En este encuentro mundial han participado un total de 59 selecciones de otros tantos países de todo el mundo, entre ellas la selección española que estaba presente por primera vez con 10 reputados cocineros procedentes de distintas partes de territorio español. Entre los elegidos, el chef del reconocido hotel Los Ángeles de Dénia, Federico Guajardo, quien junto a sus compañeros de equipo consiguieron podio y la correspondiente medalla de bronce.

Recién aterrizado en Dénia, Federico Guajardo, se mostraba todavía muy cansado después de participar en este certamen gastronómico donde aseguró que «apenas he dormido dos o tres horas al día». Los cocineros tenían que prepararlo todo para satisfacer a un jurado exigente que no dudó en alabar lo que le parecía que estaba muy bien hecho y en criticar aquello que no consideró a la altura del certamen.

Dos días antes del concurso, Federico Guajardo, empaquetó todo lo necesario para preparar su plato al que bautizó ‘La gamba roja de Dénia con romescu, ajos tostados, cebolla a la llama y lechuga de mar’. Un entrante que el chef preparó íntegramente en la sede olímpica de Erfurt y cuyos ingredientes llegaron en una furgoneta procedente de la comarca de la Marina Alta. Todos, excepto la gamba roja de Dénia.

Por razones obvias, la gamba debía ser fresca y la dificultad estaba en llegar a su destino lo más fresca posible. Así, Guajardo, ultracongeló la gamba de Dénia y se la llevó con él en el avión, cual preciado tesoro que no se puede desprender de su dueño.

En el aeropuerto, explicó el chef, todo fueron facilidades para que la gamba viajase hasta Alemania. Y por si alguien quiere agrandar la leyenda de la gamba roja de Dénia, en esta ocasión, la diosa del Mediterráneo, viajó en clase turista.

Guajardo pudo formar parte de la «roja» gastronómica porque fue el ganador del conocido concurso del Langostino de Vinaroz en el año 2014.

El equipo nacional estuvo capitaneado por Carlos Durán, y contó en la expedición con los chefs Javier Cabrera (entrenador) y Sebastián Gros (asesor). En esta ocasión la excepcional plantilla de competición estuvo formada por el pastelero Fran Segura, el heladero Adolfo Romero y por los cocineros Rafael Arroyo, Javier Andrade, Nicolás Chica, José Miguel Sánchez, Daniel García, Javier Chozas y Federico Guajardo.

El dianense del restaurante del Hotel Los Ángeles sorprendió al jurado con su plato para el que utilizó sólo productos de la Marina Alta, gamba roja de la lonja de Dénia, los mejores tomates para la salsa romesco, ajos y cebollas, y un alga mediterránea.

La selección española realizó una composición buffet que constó de dos fases. La primera de ellas fue la prueba de Arte Culinario en la que elaboraron cuatro tipos diferentes de finger food para seis personas, una fuente de buffet festivo frío para ocho personas, tres entrantes (aquí se sirvió la gamba roja de Dénia) diferentes para un comensal y un menú festivo para una persona (cinco platillos incluido postre).

La segunda fue la prueba de Arte Pastelero para la que se prepararon cuatro postres diferentes en porciones individuales (uno con chocolate como ingrediente principal, otro con fruta como elemento protagonista y dos de propia elección y elaboración).

Y la suma de todos los platos realizados por la selección española de cocineros profesionales les otorgó la medalla de bronce en la categoría ‘Arte Culinario’ y un diploma olímpico en ‘Arte Pastelero’ en las Olimpiadas Culinarias 2016. Pues muchas felicidades a la selección, y al dianense Federico Guajardo, en particular.

La selección española de Cocina se fundó en el año 2013 con la intención de apoyar y promocionar a los cocineros españoles que quieren competir fuera del país representando a España en los certámenes de cocina que se celebra alrededor de todo el mundo.

De hecho, en estos años, la selección ha participado en las competiciones más importantes que se programan en el circuito culinario del mundo como el Campeonato del Sur de Europa Tesalónica 2013 (obtuvo la calificación de mejor equipo, mejor cocinero para Carlos Durán y mejor equipo junior); el Mundial Junior Costa Rica 2013 (medalla de bronce); el Global Challenge Europa Milán 2014 (medalla de bronce en Pastelería) o el Campeonato del Mundo de la Cocina Luxemburgo 2015, donde también consiguió otro merecido bronce.