Las Provincias

El sector agroalimentario reivindica en Dénia más apoyo gubernamental para salir adelante

El director general de Agricultura con representantes de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, en la clausura. :: B. o.
El director general de Agricultura con representantes de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, en la clausura. :: B. o.
  • El director general de Agricultura destaca que el modelo cooperativista actual está fragmentado y «debemos trabajar para su dinamización»

El sector cooperativo agroalimentario valenciano atraviesa un momento complicado. En los último quince años las tierras de cultivo se han reducido en 138.000 hectáreas. Ese abandono del suelo y la falta de cultura de gestión común fueron algunos de los problemas que se abordaron ayer en la jornada «Retos del Cooperativismo Agroalimentario», que tuvo como escenario el CdT de Dénia. Desde el propio sector reivindicaron en ese encuentro un mayor apoyo del Gobierno y de la Generalitat, a través de incentivos fiscales, para salir adelante en esta difícil situación.

En la apertura de la jornada, organizada por Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, José Pastor, vocal del consejo rector de esta organización, incidió en que uno de los grandes retos que debe afrontar el sector es la modernización de las estructuras agrarias y de la red comercial. En su opinión, es necesario agrupar la oferta para tener una mayor presencia en el mercado.

El encargado de analizar la reforma que necesitan las estructuras agrarias fue José María García Álvarez-Coque, del departamento de Economía y Ciencias Sociales de la UPV. Entre los principales problemas, subrayó la infrautilización y abandono del suelo agrario debido a la baja rentabilidad, la fragmentación de la propiedad, la falta de cultura de gestión común y la poca movilidad del mercado de tierras.

Según recalcó en este sector hay «problemas históricos que no se han afrontado con decisión». Por ello, la política de estructuras debe promover el uso del suelo agrario facilitando su cesión e incorporar incentivos para la movilización de tierras. Dentro de las propuestas a impulsar para luchar contra el abandono de tierras y la escasa movilidad estarían los incentivos fiscales por reducción del impuesto de donaciones y sucesiones y del de transmisiones patrimoniales, además de la creación de una «Xarxa de Oficinas Gestoras» con capacidad de implementar políticas de apoyo a los profesionales.

Otros aspectos que se abordaron en la jornada fueron los procesos negociadores bilaterales en materia de libre comercio que desarrolla la Unión Europea, a cargo de Gabriel Trenzado, director de Asuntos Internacionales de Cooperativas Agro-alimentarias de España, y un taller sobre el Plan Director del Cooperativismo, dirigido por Raúl Compés, profesor de la UPV.

El director general de Agricultura, Ganadería y Pesca, Roger Llanas, fue el encargado de clausurar la jornada. Llanas afirmó que el modelo cooperativista actual «se encuentra fragmentado, por lo que debemos trabajar para su dinamización». Para conseguirlo, en breve se presentará en les Corts para su aprobación la nueva Ley de Infraestructuras Agrarias, «en la que se introducirán diferentes herramientas para mejorar las estructuras de las cooperativas», apuntó. Además recordó que la Generalitat Valenciana también está desarrollando el Plan Director de Cooperativas.

Con estas actuaciones el pretende, dijo Llanas, «superar los retos que afronta el sector». El más importante de ellos, según el director general, es «hacer más rentable al socio el continuar en la cooperativa». Y remarcó que deben trabajar en «la consolidación del modelo de cooperativa, determinar la causa por la que existe una ausencia notable de relevo generacional, aumentar la superficie de producción, la cuota de mercado y la comercialización».