Las Provincias

Pau Soliveres amarga el debut de Jesús Moratal en el banquillo del Pego

  • Los xabieros ganaron por 0 a 1 y se llevaron los tres puntos en un partido muy igualado donde se notó la mejoría en el orden defensivo de los rojillos

El campo Cervantes de Pego vistió sus mejores galas para el derbi comarcal que disputaron el equipo local y el Jávea. Un partido que tuvo como mayor aliciente ver en el banquillo local a Jesús Moratal, un técnico que la pasada campaña inició la liga dirigiendo al equipo xabiero.

El choque era de vital importancia para los rojillos ya que su aspiraciones de salvación pasan por frenar su mala racha de resultados, algo que no pudo hacer al tener enfrente a un Jávea cuya motivación fue la de sumar su segundo triunfo consecutivo. En este duelo de necesidades, el choque comenzó con los dos equipos muy respetuosos con su rival. La primera media hora de juego ofreció muy poco en cuanto a llegadas a las áreas. Las dos formaciones se enfrascaron en un férreo control de las defensas sobre los delanteros y en rasear muy poco la pelota. Se abusó del juego directo y apenas hubo jugada de combinación. Fueron los xabieros quienes trataron de tener el control del esférico pero la presión local impidió que hubiese un juego fluido.

Al Jávea le costó mucho sobrepasar la línea de presión montada por Moratal en el centro del campo. Esto provocó que en los primeros 45 minutos apenas hubiesen llegadas a las áreas por lo que el mayor peligro fueron los balones parados. En la segunda mitad, el equipo que se quitó el miedo fue el Jávea que arriesgó más el balón. Su técnico, Antonio Villaescusa hizo ver a sus jugadores que la velocidad en la circulación del balón era vital para crear espacios. Los centrocampistas rojiblancos comenzaron a mezclar su juego corto con balones a los espacios que sus compañeros de vanguardia intentaron aprovechar. Con este juego mucho más dinámico, el Jávea fue encerrando al Pego en su propia parcela. Las ocasiones comenzaron a llegar, primero en un remate de Petu al que respondió con una gran intervención el guardameta pegolino, Dani Vaello.

Tras el primer aviso visitantek el Pego intentó frenar el juego de su rival pero se vio desarbolado por la rapidez y calidad de los delanteros xabieros. Otra gran oportunidad fue la que dispuso Faye, quien remató muy cerca del área pequeña del Pego pero Dani Vaello consiguió meter una mano evitando el gol del Jávea.

Tanto fue el dominio visitante que el esfuerzo de su rival acabó por producir un bajón físico en un Pego que perdió la frescura del primer tiempo para tapar los huecos en su defensa. El Jávea se dio cuenta de que su rival estaba tocado y no quiso desaprovechar la ocasión para intentar doblegarlo. Lo consiguió en el minuto 81 al aprovechar Pau Soliveres, un rechace del cancerbero local, Vaello. Al final, triunfo para el equipo que más fútbol mostró y que sirve para que el Jávea ascienda puestos en la clasificación.