Las Provincias

El procesado por matar a su pareja a sartenazos alega que fue un accidente

  • El vecino de Xàbia sostiene que la mujer, de 43 años, se golpeó la cabeza con una mesa tras un forcejeo, lo que desató la indignación de familiares de la víctima

El acusado de acabar con la vida de su mujer propinándole varios golpes en la cabeza con una sartén se presentó ayer al tribunal del jurado que lo enjuicia durante esta semana como una víctima. El reo, de 40 años de edad y nacionalidad marroquí, aseguró en su turno para explicar lo sucedido la fatídica mañana del 1 de marzo de 2015 en la casa familiar de Xàbia que todo se debió a un terrible accidente.

Según su versión, la pareja discutió al regresar él del trabajo y respondió a una agresión lanzando el utensilio contra la mujer. El contundente objeto le impactó en la mano y, en ningún caso, en el cráneo, como sí sostiene la investigación. «Me agarró del cuello», dijo Mouine B. y, en medio de un forcejo, la víctima «cae contra el canto de una mesa». Ocho día más tarde y tras una lucha crítica en el hospital, Hanane, de 43 años, murió.

El relato del reo no tiene nada que ver con el que sostiene tanto la Fiscalía como la acusación particular, que ejerce la familia de la fallecida. Para la representante del Ministerio Público, los hechos sucedieron de forma bien diferente, ya que apunta a que más bien fue Mouine quien gritó a su pareja que «a mí no me manda ninguna mujer» tras recriminarle esta que llegaba muy tarde. Acto seguido, le propinó un fuerte manotazo en la cabeza que le hizo caer al suelo, siempre según el relato que defiende la Fiscalía.

La mujer trató de escapar por la puerta de salida de la vivienda arrastrándose por el suelo, sin éxito, pues el hombre supuestamente la alcanzó, la cogió por el pelo y la llevó de nuevo hasta la cocina. Allí fue donde asegura la acusación pública que Mouine empuñó la sartén y golpeó a la víctima en la cabeza hasta que se rompió el mango del utensilio de cocina. Todo ello, además, en presencia de los hijos menores de la pareja y de la madre de la perjudicada. El traumatismo craneoencefálico fue tan fuerte que días después la mujer fallecía en el hospital.

El juicio se inició ayer en torno a la una de la tarde tras conformar la Sala el jurado, compuesto por siete mujeres y dos hombres. La declaración del reo desató la ira de los familiares de la víctima. La hermana de Hanane tachó al preso de «mentiroso» y tuvo que salir de la sala de vistas. Una vez en el pasillo de la Audiencia Provincial, la mujer sufrió un ataque de ansiedad al recordar el doloroso trance.

La Fiscalía acusa también al procesado de tratar de borrar su rastro mortal limpiando en el fregadero la sartén. La representante del fiscal detalló incluso que fregó el suelo de la vivienda para hacer desaparecer la sangre. Pese a ello, la defensa del acusado cuestionó la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil al entender que escasean las pruebas.