Las Provincias

El defensa Cabe no estará en el partido ante la UD Oliva. :: j. z.
El defensa Cabe no estará en el partido ante la UD Oliva. :: j. z.

El Dénia necesita un triunfo ante la UD Oliva para ganar confianza

  • El Jávea se juega mucho en el choque que le enfrentará al At. Alginet mañana a las 17 horas en el campo municipal

La séptima jornada de liga del grupo III de Preferente ofrece un partido que cobra el interés de muchos aficionados, es el que se jugará mañana, a las 18 horas en el campo Diego Mena de Dénia. El equipo local recibirá la visita de la UD Oliva en un choque que dirigirá el colegiado, Martínez Vilches.

Los groguets se han recuperado del duro revés en Cocentaina y afrontan este encuentro con la entereza necesaria para no dejarse sorprender por su rival.

Entre la afición dianense hay preocupación pues las cosas no están saliendo como esperaban ya que al equipo se le ve sin chispa y sin ideas.

La falta de decisión se está notando y jugadores que tienen mucha calidad no se atreven por temor a que las cosas no les salgan y esto es un lastre demasiado pesado para el equipo.

De cara a este partido todos tienen claro que son mejores que su rival, ahora falta demostrarlo. Restan muchas jornadas para que la liga se acabe pero cuanto antes se ponga fin a esta racha de irregularidad, mejor. El equipo no se puede dejar arrancar puntos en casa y menos ante equipos como el que les va a visitar.

De cara a este choque el entrenador Juan Carlos Signes recupera a Cristian y a Álex Gayá, aunque pierde al central Nico por sanción y a Cabe por lesión. Es duda Ferrán, que tiene algunas molestias físicas.

El rival que visita Dénia es un equipo basado en el bloque, no destaca por ninguna individualidad. Su entrenador, Diego Miñana, es un hombre que saca el máximo rendimiento a sus jugadores.

El equipo de La Safor llega al campo Diego Mena ocupando puestos de promoción de ascenso, con el balance de haber ganado 3 partidos, empatado 2 y perdido 1. Esto significa que llega pletórico de moral y con la intención de seguir sumando puntos.

Se espera buen ambiente de fútbol en la grada del campo y que los aficionados transmitan desde sus asientos la confianza que los jugadores sobre el campo necesitan.

Por su parte, el Jávea se juega mucho en el choque que le enfrentará, mañana, a las 17 horas en su campo ante el At. Alginet.

A los rojiblancos no les vale ningún otro resultado que ganar sea como sea. Al equipo se le perdonará si gana aunque no juegue bien, lo que no se le perdonará es no sumar los tres puntos.

Han pasado seis jornadas y el equipo que dirige Antonio Villaescusa, ha sido incapaz de ganar un partido. Esto no es normal y dentro del seno de la directiva xabiera han aparecido los nervios.

Estos mismos nervios se han trasladado al terreno de juego, ya que a los jugadores no les sale nada de lo que intentan. La sequía goleadora con una delantera como la que tiene el Jávea no tiene explicación alguna.

Los xabieros afrontan este choque en puestos de descenso y se miden a un rival que les antecede en la clasificación. El equipo de la Ribera aventaja al de la Marina Alta en un punto, por lo que la victoria del Jávea le supondría además de romper la mala racha, sobrepasarles en la clasificación y huir de los puestos traseros.

Se puede considerar este partido como una gran final para los locales que ante sus aficionados deberán de mejorar actuaciones pasadas, aunque un partido práctico sería bueno siempre y cuando se consiguiesen los puntos.

Para esta importante cita, Villaescusa no tiene jugadores sancionados por lo que parece que pese a que algún jugador ha tenido problemas físicos podrá contar con todos.