Las Provincias

MAREA ROSA

La expectación de la semana pasada fue para los Premios Nobel, donde la ciencia y el arte acaban convertidos en espectáculo. Galardones originados por un error en 1988, el de un periódico francés que publicó la noticia del fallecimiento del Doctor Alfred Nobel, refiriéndose a él como un mercader de muerte por haber inventado y comercializado la dinamita, ante lo cual, el señor Nobel y su fortuna, se volcaron en una filantrópica limpieza de imagen con medallones bien remunerados.

Entre los premiados destaca una ausencia, la doctora en Física y Química Rosalind Franklin. Esta investigadora británica de origen judío viajó a principios de los años 40 hasta Francia para estudiar la materia sólida cristalizada mediante la difracción de rayos X, llegando a desarrollar la técnica que permitió por primera vez fotografiar la estructura del ADN.

La investigadora fue menospreciada por gran parte de su comunidad, sus aportaciones olvidadas, hasta que un colega de desencuentros compartiera con otros dos científicos las técnicas de cristalografía utilizadas años antes por Franklin.

En 1962, el Nobel de Fisiología y Medicina fue concedido a Wilkins, Watson y Crick por la determinación de la doble estructura helicoidal del ADN. La doctora Franklin creó la técnica, pero nunca fue premiada, y con sólo 37 años, un cáncer de ovarios la venció, probablemente debido a la sobreexposición de rayos X durante sus investigaciones.

Tomando una caña frente al mar, Pablo Segarra nos contaba emocionado la valentía y el coraje que caracteriza a las mujeres que combaten el cáncer, así como de las infatigables voluntarias de la AECC que se vuelcan con familiares y enfermos que son tratados por los comprometidos profesionales del Hospital Comarcal.

El próximo domingo se celebrará en Dénia la cuarta caminata solidaria para celebrar el Día Mundial del Cáncer de Mama, un homenaje para recaudar recursos para la investigación, donde, a buen seguro, la costa se teñirá exitosamente de color rosa. Estoy convencido que mis amiguetes también se acordarán de Franklin.