Las Provincias

Restringirán el acceso a la Cova Tallada con boyas por mar y un punto de control por tierra

Un momento de la reunión de la comisión de seguimiento de la reserva marina del Cap de Sant Antoni, celebrada ayer en Dénia. :: LP
Un momento de la reunión de la comisión de seguimiento de la reserva marina del Cap de Sant Antoni, celebrada ayer en Dénia. :: LP
  • Dénia y Xàbia se reúnen con técnicos de la conselleria para abordar la problemática de la reserva marina, agravada el pasado verano por la saturación de visitantes

Las reuniones de seguimiento de la reserva marina de Cap de Sant Antoni permitieron ayer debatir la problemática experimentada en este paraje y especialmente en la Cova Tallada durante el último verano con la masiva presencia de visitantes. Dos de las propuestas que se estudian poner en marcha van encaminadas a restringir en cierta manera el acceso a esta cueva. Por un lado se quiere delimitar con boyas por mar y por tierra la intención es poner una caseta de control al inicio de la senda en Dénia, con una persona que hará de filtro.

En esos encuentros participaron representantes de los ayuntamientos de Dénia y Xàbia, técnicos de la conselleria de Medio Ambiente, patrones de las cofradías de pescadores de ambos municipios y clubes de buceo.

El edil de Medio Ambiente dianense, Josep Crespo, detalló estas acciones que se podrían poner en marcha para tratar de poner solución a los problemas de acceso a la Cova Tallada. El concejal explicó que la idea es instalar boyas que marquen el perímetro y delimiten la zona de baño y la de la que pueden usar, por ejemplo, los kayaks. Y recalcó que el acceso en moto acuática está prohibido, aunque este verano se dieron muchos casos.

Respecto a la otra medida, Crespo comentó que en la caseta habría una persona con folletos para ofrecer información a los visitantes y que, además, haría de «filtro». Según dijo, podría impedir el paso a aquellas personas que no porten el calzado adecuado, que «vayan con chanclas» o con problemas de movilidad.

También apuntó la necesidad de incrementar la información y de que se lleven a cabo mejoras en las zonas más peligrosas de la senda.

También la concejala de Seguridad de Xàbia, Pepa Gisbert, solicitó a la conselleria que incremente la vigilancia y el balizamiento en la reserva marina.

En la reunión centrada en temas pesqueros, se hizo balance de cómo fueron las autorizaciones de pesca con artes tradicionales concedidas el pasado año a 17 embarcaciones, diez de Dénia y el resto de Xàbia. Josep Crespo subrayó que se seguirá en la misma línea, permitiendo al mismo número de barcas entrar a faenar y que, como antes, el máximo diario que podrá acceder es de tres barcas, al funcionar por un sistema de turno.

El edil hizo hincapié en que les preocupaba que este modelo establecido pudiera esquilmar la fauna marina, «pero no ha sido así y ahora están cogiendo más que el año pasado por estas fechas. El periodo durante el cual pueden faenar se abrió el 1 de octubre y se prolongará hasta el 31 de marzo de 2017.

Otro importante avance de la reunión fue el anuncio del nuevo decreto para regular en buceo en las reservas marinas de la Comunitat Valenciana que está elaborando la Generalitat. Se entregará a los centros de Xàbia y Dénia el borrador del texto para que, coordinados, puedan autorregular la práctica. De esta manera, los centros gestionarán unos cupos de inmersiones autorizadas en la reserva, bajo su responsabilidad y con la obligación de presentar informes cada semana. Asimismo, se reservarán plazas para las inmersiones individuales.

En principio, el cupo es de 30 buceadores diarios, pero se estudiará la posibilidad de reducir la cantidad entre semana y ampliarla los fines de semana de forma que al final se mantenga esa cifra.