Las Provincias

Pego deja sobre la mesa la petición de peatonalizar el centro

Los ediles discuten sobre la moción en el pleno de ayer. :: LP
Los ediles discuten sobre la moción en el pleno de ayer. :: LP
  • El equipo de gobierno estudió la posibilidad de instalar bolardos automáticos pero desestimó la propuesta por su elevado coste

El municipio de Pego está cada vez más cerca de cerrar el tráfico en el casco antiguo. Al menos eso se desprende tras la decisión de los grupos políticos de estudiar la propuesta presentada por Volem Pego, ayer durante el pleno, y que al final quedó sobre la mesa.

La portavoz de Volem, Irene Sendra sacó a relucir una propuesta que ya se ha llevado a debate en varias ocasiones en los últimos años. La idea de Sendra es convertir en zona de viandantes el casco antiguo, cortando el tráfico desde las 20 horas del viernes hasta las 6.30 horas del lunes en las calles Mayor, Ecce Homo, Sant Agustí, Sant Antoni de Pàdua y Ramón y Cajal. Tan solo los residentes podrían pasar con sus automóviles, pero siempre dentro de unos horarios.

Según la edil de Volem, «transformar el corazón de nuestro pueblo en un espacio para las personas, libre de tráfico, polución y ruido beneficiará no solo a las personas que viven en la zona sino al conjunto de la población».

Sendra aseguró que los municipios donde se ha impulsado esta iniciativa «han aumentado las ventas en los comercios».

A pesar de compartir el fondo de la propuesta, el resto de fuerzas políticas mostraron sus reticencias a la hora de dar su voto a favor.

El edil de Compromís, Àngel Oltra solicitó que se ampliase el horario de cierre a los jueves de 9 de la mañana hasta las 14 horas, periodo en el que se celebra el mercado municipal. Además, propuso realizar una ronda de consulta con los comerciantes y vecinos de la zona. «Es necesario conocer su opinión en un tema que les incumbe», dijo.

El alcalde de Pego, Enrique Moll, fue un poco más lejos que el edil de Compromís y planteó la posibilidad de ampliar el cierre del tráfico a toda la semana. En ese sentido, apuntó que «si una de las intenciones es dinamizar el comercio de la zona, hay que tener en cuenta que los fines de semana muchos de ellos cierra, por lo que se quedarían igual que ahora».

El concejal de Hacienda, Carmelo Ortolà, explicó que la peatonalización del centro es un viejo proyecto anhelado por las distintas corporaciones que han pasado por el consistorio. En ocasiones, comentó, «se ha intentado poner en marcha, colocando vallas, pero no ha surgido efecto entre los vecinos quienes las retiraban para poder pasar, sin volver dejarlas en su sitio».

Según Ortolà, el equipo de gobierno también ha barajado instalar bolardos automáticos, aunque el precio ha frenado dicha propuesta, puesto que cada unidad cuesta alrededor de los 6.000 euros. El edil de Hacienda afirmó que se necesitaría invertir más de 18.000 euros para su instalación en las diferentes calles.

Finalmente los ediles decidieron dejar sobre la mesa la propuesta para poder «recopilar toda la información necesaria, debatirla y encontrar un acuerdo común en la próxima sesión plenaria».