Las Provincias

El PSPV de Castell de Castells rompe el pacto de gobierno con UPC por la falta de confianza

Los concejales del PSPV que han renunciado a su cargo en el ayuntamiento de Castell de Castells  junto a sus compañeros de partido. :: LP
Los concejales del PSPV que han renunciado a su cargo en el ayuntamiento de Castell de Castells junto a sus compañeros de partido. :: LP
  • Los ediles acusan al alcalde, Vicente Tomás y a sus compañeros de partido de no contar con ellos en la toma de decisiones municipales

El PSPV rompe una vez más, y ya van tres, un acuerdo de gobierno en la Marina Alta. El grupo socialista de Castell de Castells anunció el martes, su renuncia a las delegaciones que sus concejales tenían a su cargo en el Ayuntamiento.

La ruptura llega, según explicaron en su comunicado, por la falta de confianza que ha depositado su, hasta ahora, compañero de gobierno, Units Per Castells (UPC) desde el inicio del acuerdo.

Los socialistas reprocharon al alcalde Vicente Tomás Estalrich y a sus compañeros de partido que no cuentan con ellos para la toma de decisiones, incluso en aquellas que competen a las concejalías que tienen a su cargo.

Según los ediles del PSPV «no nos dejan participar entre otros, en los consejos escolares o en las reuniones que se mantienen con la empresa concesionaria de la sanidad en la comarca. Tampoco tenemos conocimiento de las subvenciones que recibe el municipio por parte de la Diputación, y en cuanto a los plenos, no mantenemos ninguna reunión previa para prepararlos, se da por supuesto que debemos votar a favor sin consensuar nada».

Una situación que para los socialistas «refleja que para ellos somos del gobierno sólo en los plenos, para lo demás parece que estamos en la oposición».

La renuncia de los ediles del PSPV ha pillado por sorpresa a los miembros de UPC. El alcalde afirmaba que la noticia les llegó a través de un comunicado, «no nos han concedido la oportunidad de tratar el tema cara a cara».

Tomás achaca esta ruptura a una estrategia de partido, «nosotros creemos que la relación siempre ha sido buena. Se ha trabajado desde el consenso, por ello entendemos que esta decisión sólo puede venir motivada por un cambio de estrategia». Una posición que el primer edil cree que no ha gustado en el municipio, «vivimos en un municipio de alrededor de 430 habitantes, aquí no tiene cabida la política extrema».

Tras la ruptura el cuadro político cambia de forma notable en Castell de Castells. Tomás y los suyos seguirán en el gobierno, pero lo harán en minoría. Aún así, el alcalde afirmaba que contarán «con todos para trabajar por el municipio». El primer edil tampoco contempla un acuerdo con la concejal del PP, Mª Carmen Tomás, «ahora es tiempo para la reflexión», apuntaba.

Por su parte, los socialistas también descartan presentar una moción de censura, como dejaba claro su portavoz, Toni Vaquer, «mientras yo esté en el cargo, no se planteará en Castell de Castells».