Las Provincias

Pego recupera el viejo instituto para poner en marcha un proyecto vecinal

Los miembros de la asociación Obrint Camí recibieron una ayuda económica de 3.000 euros. :: LP
Los miembros de la asociación Obrint Camí recibieron una ayuda económica de 3.000 euros. :: LP
  • Más de 25 asociaciones locales participan en 'L'espai Veïnal Antic Institut', un modelo con el que buscan fomentar la autogestión

El Ayuntamiento de Pego ha conseguido dar una segunda vida al viejo instituto. El pasado sábado tuvo lugar la puesta en marcha del proyecto «L'Espai Veïnal Antic Institut», que se ubicará en este espacio público que se encontraba en desuso desde que se construyó el nuevo centro educativo en el año 2011, y que ahora utilizarán más de 25 asociaciones del municipio.

Decenas de personas se acercaron a la jornada de puertas abiertas que sirvió para dar a conocer cada una de las propuestas de las diferentes entidades locales que se han unido al proyecto. Talleres, juegos para los más pequeños o música en directo fueron algunos de los actos que se desarrollaron a lo largo de la jornada dentro del recinto.

Según explicaron desde el consistorio, este proyecto es una realidad gracias a la colaboración conjunta entre la recién fundada Associació Cívic-Cultural Antic Institut, y el Ayuntamiento de Pego. La primera fue la precursora de esta idea y la que instó al gobierno local a movilizarse para recuperar la gestión del viejo edificio, que se encontraba en manos de la Generalitat. Tras varios contactos, el consistorio consiguió su propósito, pues desde Valencia cedieron a sus peticiones.

Una vez conseguido el objetivo, el gobierno local ha decidido ceder dicha gestión, de forma parcial, a esta nueva asociación, formada por las distintas entidades culturales del municipio.

Pese a que los ideólogos del proyecto buscan llevar a cabo un modelo de autogestión, desde el Ayuntamiento se confirmó que el ejecutivo local estará en cada una de las comisiones creadas para llevar a cabo el proyecto. Según afirmó la edil de Cultura, Laura Castellà, «se trata de un reglamento cívico estándar en el que el control último está bajo el paraguas del consistorio».

El gobierno pegolino también se encargará de la gestión económica, asumiendo los gastos del centro. Según Castellà, el Ayuntamiento ya se ha hecho cargo de parte de la rehabilitación de la zona, en la que destaca la rápida mejora en el gimnasio, que recientemente sufrió un severo deterioro tras varios actos de vandalismo. Un espacio que ahora servirá para desarrollar actividades deportivas, avanzó la edil. Los primeros pasos de esta nueva singladura no serán fáciles.

Por ello, las asociaciones que encabezan el proyecto, Espai Veïnal Antic Institut y Obrint Camí, han recibido una ayuda económica de 3.000 euros para cada una por parte de la Junta Central de Moros y Cristianos y la empresa que gestiona la residuos en el municipio. Una donación en la que intercedió el consistorio y que sirve «como financiamiento inicial para que puedan emprender más fácilmente sus proyectos», dijo la edil.