Las Provincias

Piden que no pague la basura el que viva lejos de contenedores

  • Veïns del Montgó inicia una campaña de recogida de firmas en Dénia para reclamar la exención del impuesto, como sucede en otros municipios, que luego remitirán al Síndic

Muchas son las quejas que los vecinos de Dénia tienen respecto a la gestión del gobierno local. Consideran que el ayuntamiento es «poco serio», no defiende al ciudadano, resuelve con «lentitud» las cuestiones y hay poca transparencia y participación. Uno de los temas más criticados en el caso de la asociación Veïns del Montgó es la escasez de contenedores, que no se ha paliado pese a las promesas. Por ello, ha preparado un escrito para recoger firmas en el que se reivindica que los residentes que vivan a más de 300 metros de un contenedor no paguen la tasa de basura.

El presidente de este colectivo, Mario Vidal, avanzó durante la reunión de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Dénia del martes por la tarde que el documento y las rúbricas que se reúnan se mandarán al Síndic de Greuges, amparándose en sentencias de casos similares de otros municipios, en la que a los que vivían más lejos de la distancia establecida se le eximía de abonar ese impuesto.

Y eso es precisamente lo que quieren que también se aplique en la ciudad. Por eso, los vecinos esperan que el Síndic se lo notifique al consistorio dianense para que tome nota. En ese sentido, recalcó que si el ayuntamiento no da ese servicio «no estamos por la labor de pagarlo».

Respecto al número de viviendas que se encuentran a más de 300 metros de un punto para depositar la basura, Vidal estimó que el 30% de las casas del Montgó están a mayor distancia. Según reconoció, este verano se colocaron once contenedores, pero están en el mismo circuito que ya sigue el camión.

El alcantarillado fue otro de los temas que suscitaron las críticas de este colectivo por el elevado coste que deberán abonar los ciudadanos para hacer las conexiones a la red de colectores. También se preguntaron dónde han ido a parar los millones de este proyecto, cuyas obras se van a retomar en breve tras años paralizadas, puesto que la inversión para esta nueva fase es de sólo 700.000 euros.

El resto de asociaciones vecinales de Dénia pusieron de relieve sus reivindicaciones que, según admiten, vienen de lejos y no se solucionan. Además, reclamaron que se potencie al concejal de Participación Ciudadana, Óscar Mengual, tras el «fracaso» de los concejales de barrio.

En el caso de Bassetes, los vertidos y malos olores de las acequias centraron sus quejas. Les Roques incidió en los problemas de contaminación acústica, ocupación de la vía pública y que el policía de barrio acabe su jornada a las nueve de la noche, cuando empiezan a llenarse los establecimientos hosteleros. También desde Baix la Mar lamentaron que haya poco control y escasa tranquilidad donde están las terrazas.