Las Provincias

La investigación del incendio de Benitatxell continúa tres semanas después sin detenidos

Los medios aéreos en las labores de extinción del fuego de Benitatxell y Xàbia. :: tino calvo
Los medios aéreos en las labores de extinción del fuego de Benitatxell y Xàbia. :: tino calvo
  • Las pesquisas sobre el fuego que calcinó La Granadella siguen abiertas y el juez que lleva el caso ha decretado el secreto de sumario

Casi cuatro semanas después del incendio que arrasó más de 700 hectáreas en Benitatxell y Xàbia nada se sabe de los presuntos autores. De hecho, según apuntaron fuentes cercanas al caso, la investigación sigue abierta y el juez que lleva el caso ha decretado el secreto de sumario.

Las circunstancias en las que se produjeron las llamas, con distintos focos y un día con fuerte viento de poniente, hicieron pensar desde un principio que el fuego había sido obra de uno o varios pirómanos. Posteriormente, y tras las declaraciones de algunos vecinos, las hipótesis se decantaron por la intencionalidad del suceso e incluso se barajó la posibilidad de que las llamas se iniciasen aquella fatídica tarde del domingo 4 de septiembre debido a unas colillas.

De esta forma, los agentes del Seprona dedicaron todos sus esfuerzos en la búsqueda de dos vehículos, uno modelo ranchera y de color gris y otro granate. Ambos coches, fueron vistos salir a toda prisa del lugar donde comenzó el fuego, justo segundos después de que las primeras llamas se pudiesen ver en el acceso norte de las Cumbres del Sol en Benitatxell.

También la Guardia Civil identificó a un joven que reside en Benitatxell ya que fue localizado en la madrugada del lunes del seis de septiembre en la zona del paraje protegido de la Granadella.

Este hombre levantó las sospechas de los agentes porque llevaba en uno de los asientos del coche, un BMW de color oscuro, en el que se encontraba un rollo de papel higiénico y un buen montón de mecheros. Tras ser interrogado por la Benemérita, el joven confesó que el papel era para su hija pequeña y la presencia de los encendedores en su coche obedecía a que era «cleptómano» y siempre que veía un encendedor delante de él, acababa en sus manos.

Atónitos ante la respuesta recibida, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil interrogó a su entorno familiar, amigos e incluso a compañeros de trabajo, quienes ratificaron sus palabras. El fuego arrasó el paraje municipal protegido de la Granadella, zonas de Cumbres del Sol, calcinó varias casas, además de numerosos jardines y coches.