Las Provincias

Dénia aboga por el consenso en el debate por la retirada de pérgolas en Raset y la Explanada

Unos turistas pasean por la zona de El Raset de Dénia donde están las pérgolas instaladas en los establecimientos de hostelería. :: tino calvo
Unos turistas pasean por la zona de El Raset de Dénia donde están las pérgolas instaladas en los establecimientos de hostelería. :: tino calvo
  • El alcalde asegura que antes de emprender cualquier medida para cumplir la exigencia del Consell se van a reunir con los hosteleros

Los empresarios de hostelería de la zona del Raset y la explanada Cervantes están preocupados y nerviosos por la proximidad de la fecha en la que les tocaría retirar las pérgolas y cerramientos de las terrazas que exigió el Consell a Dénia cuando le concedió al ayuntamiento la gestión de la explotación de estas instalaciones, que se hizo efectiva en julio. Ante este temor, el alcalde, Vicent Grimalt, aseguró ayer que aboga por el consenso a la hora de afrontar esta cuestión que tanto debate y discrepancias ha generado.

Grimalt señaló que se han fijado dos reuniones. La primera de ellas será con la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Marina Alta (Aehtma) y posteriormente mantendrán un encuentro con los afectados. La condición impuesta por el gobierno autonómico para que el consistorio se encargase de la concesión administrativa debe llevarse a cabo en las próximas semanas, sin embargo, el alcalde subrayó que los plazos los marcará el ayuntamiento y que no van a denunciar a los empresarios porque primero quieren consensuar con ellos las actuaciones.

Desde Aehtma declinaron hacer comentarios respecto a esta cuestión porque están a la espera de las reuniones y negociaciones previstas. De esta forma quieren evitar que se genere más malestar y nerviosismo entre los afectados antes de que se lleven a cabo los encuentros.

Cabe destacar que la reclamación de Puertos de que desaparezcan todos los cerramientos de las terrazas en estos dos puntos de la fachada marítima de Dénia dividió al sector hostelero de la ciudad a principios de verano. Si bien todos los empresarios se mostraron favorables a que sea el ayuntamiento el que les cobre por la ocupación de mesas y sillas de las terrazas, las divergencias aparecen en la exigencia marcada por el Consell en la que se reclama la retirada de los cerramientos de estas instalaciones.

Por un lado están los hosteleros que no tienen estos cerramientos. Ellos consideran que con la aplicación de esta medida lo que se conseguiría sería regularizar una situación que sólo se da en los cerca de 1.400 metros cuadrados de fachada marítima. Ademas, defienden que con la supresión de esos elementos se conseguiría acabar con la falta de espacio y que los vecinos y visitantes «puedan circular por ambas zonas turísticas».

En el lado opuesto se sitúan los que sí cuentan con estas pérgolas en sus terrazas. Para ellos, retirarlas supondría un importante perjuicio, que se traduciría en una merma en los puestos de trabajo, lo que redundaría en la economía local.

Cuando surgió la problemática, en plena campaña estival, desde Aehtma se lamentó la noticia pues este tipo de informaciones en ese momento «sólo sirven para alterar los ánimos de nuestros empresarios». Es más, la presidenta de la asociación recalcó que la zona tiene unas terrazas consolidadas desde siempre y «eliminar los cerramientos va a suponer un impacto económico negativo». Por ello, apostaba por negociar una homogeneización de colores y rótulos que mejorasen la zona y la hicieran más atractiva.