Las Provincias

Los cazadores de Gata de Gorgos recuperan un aljibe y 11.000 metros cuadrados de cultivos abandonado

Los cazadores de Gata de Gorgos recuperan un aljibe y 11.000 metros cuadrados de cultivos abandonado

  • La inversión realizada supera los 6.000 euros solo en limpieza y desbroce

El Club de Cazadores "El Tossal Aspre" de Gata de Gorgos iniciará este otoño la siembra cinegética de cuatro parcelas, dos de su propiedad y dos cedidas por el Ayuntamiento, en 11.000 metros cuadrados de terrenos de cultivo de montaña que estaban abandonados. La nueva Junta Directiva, según el comunicado remitido, se plantea la recuperación de todos los campos de montaña que estuvieron cultivados y fueron abandonados hace más de 25 años, siempre que su presupuesto lo permita y pese a que los trámites son excesivamente largos.

El proyecto, explica el secretario del club, Francisco Signes, se inició hace dos años cuando "solicitamos permiso a la Conselleria de Medio Ambiente para desbrozar y sembrar los terrenos, que antiguamente eran campos de cultivo. Una vez conseguida la autorización, hemos limpiado y desbrozado en cinco días, contratando a una empresa especializada, y con trabajo voluntario de una veintena de socios, y en una semana más, durante los fines de semana, hemos labrado el terreno y recuperado el aljibe, también con trabajo voluntario".

La recuperación de cultivos es una excelente manera de luchar contra los incendios forestales al eliminar la madera y maleza, y servir de cortafuego natural. De ahí que desde el Club se sorprendan de la lentitud en las autorizaciones para acometer este tipo de proyectos.

En las parcelas, situadas en una zona conocida como "Bancal Llarc - Plana de Soberano" existía un aljibe abandonado, así como varios bebederos de ganado que también han sido recuperados. Los terrenos se encuentran en el término municipal de Gata de Gorgos, en una zona que linda con Benissa y Teulada. La inversión realizada supera los 6.000 euros solo en limpieza y desbroce. A esta cantidad se suma el coste de la siembra, que también desembolsan íntegramente los 230 socios del Club, y que consistirá en trigo, evos y otros cereales para alimento de la fauna.