Las Provincias

Los comerciantes de Dénia advierten: «Nos jugamos más que un cambio de fechas»

Una de las filaes de la Federación de Moros y Cristianos de Dénia durante el desfile de gala de este año que recorrió el centro de la ciudad. :: tino calvo
Una de las filaes de la Federación de Moros y Cristianos de Dénia durante el desfile de gala de este año que recorrió el centro de la ciudad. :: tino calvo
  • ACE aboga por desestacionalizar la llegada de visitantes y los empresarios de hostelería quieren que se mantengan las fiestas, tradiciones y cultura

La polémica suscitada por la Asociación de Comerciantes de Dénia (ACE) entre los colectivos festivos se recrudece día tras día, tras la propuesta de los representantes de las Pymes de trasladar las fiestas de Moros y Cristianos a septiembre, y que las de la Santíssima Sang se celebren a finales de junio.

Y es que ahora, la negativa de la Federación de Moros y Cristianos de realizar cambio alguno en los días de los actos, ha recibido contestación por parte del presidente de ACE.

Antonio Llopis comentó que la medida lanzada a las autoridades locales obedece a la necesidad de desestacionalizar el turismo y, además, tras una reflexión sobre los comportamientos económicos en la ciudad, deja claro que «todo es más profundo que un mero cambio de fechas, nos jugamos nuestro futuro».

A su juicio, existen 3.611 razones, que fue la gente sin empleo en agosto en Dénia, para tomar medidas y que la ciudad reciba visitantes durante todo el año y no sólo durante la temporada estival.

Según argumentó, Dénia es una ciudad que depende económicamente del turismo y «por desgracia no tenemos otro tipo de actividad económica que pueda absorber esos tres millares largos de parados y pueda darnos un niel de vida digno a los más de 45.000 habitantes que somos». La clave, dijo, es potenciar ese turismo y la única manera es desestacionalizarlo, un trabajo en el que «debemos involucrarnos todos».

Los comerciantes explicaron que, en la reunión con miembros del ejecutivo de Dénia, solicitaron que se clasificaran las temporadas turísticas de la ciudad en altísimas, altas, medias y bajas, con el objeto de establecer las líneas de las políticas turísticas adecuadas en cada una de ellas.

Además, presentaron un plan de activación de la ciudad a lo largo de los meses donde la ocupación turística es baja.

Por ello, insistieron en que su planteamiento «fue global, con una visión, una estrategia y algunas ideas para la implementación de esa estrategia que no es otra que desestacionalizar ese turismo y con una visión: Dénia ciudad turística de calidad».

Pero su petición de cambio de fiestas ha seguido provocando suspicacias y reacciones entre los colectivos de la ciudad.

Defensa de las tradiciones

La Asociación de Empresarios de Hostelería Turismo de la Marina Alta (Aehtma) ha salido en defensa del mantenimiento de las fiestas y tradiciones.

En un comunicado, la presidente de Aehtma, Cristina Sellés, incidió en que «hoy el turismo es experiencial y los que nos visitan buscan vivir y disfrutar como lo hacemos los de Dénia». Ante esta circunstancia, remarcó, «mantener las fiestas, las tradiciones y la cultura es muy importante para todos, y de ahí nuestro apoyo a que no se realicen cambios en este sentido».

Sellés incidió en que desde la experiencia del comportamiento y tendencias del turismo, «hemos entendido que hoy el turista ha cambiado y nunca va a volver a ser como en los años 80».

También miembros de la Cofradía y mayorales de Sant Roc (las fiestas de los Moros y Cristianos de Dénia se celebran en el mes de agosto en honor a este santo), dejaron claro a través de las redes sociales su malestar por la petición realizada desde ACE. Aunque hay ciudadanos que se han mostrado partidarios de que se traslade la fiesta al mes septiembre con el objetivo de atraer a más visitantes y no «distraer» a los que ya están en la ciudad de vacaciones.