http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

Una vuelta completa que afianza a Oier

Oier se hace con el balón en el Valencia-Levante. / jesús signes
Oier se hace con el balón en el Valencia-Levante. / jesús signes

«He estado en otros equipos donde generas dudas. Aquí cuando la pido, me dejan. Hay comunicación y eso es importante para el portero», afirma "Un técnico no apuesta por un portero sin experiencia en Primera pero Muñiz me dio la oportunidad ", comenta el vasco

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Oier Olarzabal tiene una Champions, una Liga y tres Copas del Rey, pero no está satisfecho. Suplente de Valdés antes de echar a volar definitivamente del Barcelona, el guardameta vasco se había convertido en un trotamundos sin fortuna. «Estuve en el Granada, con una situación difícil en un club complicado. Salí cedido a la Real y me encontré con Rulli y de vuelta estaba Ochoa», recuerda. Ahora, en el Levante, parece que ha hallado una estabilidad que puede confirmarse si el equipo acaba certificando la permanencia.

«Al final, un entrenador no apuesta normalmente por un portero sin experiencia en Primera. Aquí sí sucedió, Muñiz me dio la oportunidad», indica en reconocimiento al anterior técnico del Levante. Oier firmó por el Levante a mitad de la pasada temporada, aún en Segunda, cuando el Athletic recuperó a Remiro. Otro guardameta con ADN rojiblanco, Raúl Fernández, le cerró las puertas la campaña pasada y el inicio de esta.

Al principio, el relevo en la portería sorprendió. Posteriormente, Raúl Fernández sufrió la lesión de cadera que le ha obligado a pasar por el quirófano. Este fin de semana se cierra el círculo, pues Oier fue titular por primera vez en Liga con el Levante en Las Palmas. Desde entonces acumula 19 partidos, en los que ha encajado 29 goles y ha dejado a cero su portería en cinco ocasiones. «Yo me encuentro cómodo, creo que el equipo también lo está conmigo y eso es lo que más me gusta», señala Oier.

El guardameta vasco destaca esa confianza mutua con sus compañeros como clave para sentirse importante en el proyecto granota. «He estado en otros equipos donde generas dudas. Aquí cuando la pido me la dejan. Hay comunicación entre nosotros y eso para un portero es importante», asegura. «Yo iba buscando precisamente lo que he encontrado en el Levante. Ya no la del Barça, cuando sales de cualquier cantera, entrar en Primera División, con porteros veteranos... me ha costado un poco», subraya Oier.

Estado de ánimo

A la hora de hacer estas declaraciones se le nota en un mejor estado de ánimo que hace unas semanas. «Es normal, lo dan los resultados. Hemos conseguido dos victorias y un empate en casa de un equipo que está haciendo las cosas muy bien», admite sonriente Oier. «Hemos pasado meses de sufrimiento. Ahora ya no estás tan agobiado y eso al final se nota», subraya.

En su discurso, resume las pinceladas que recita Paco López como los valores añadidos que ha querido impregnar al equipo: atrevimiento y una mentalidad más ofensiva. «Nos jugamos balones que antes no nos jugábamos y hacemos paredes a una velocidad distinta. Al final eso sucede cuando uno se siente más cómodo con el balón.. Antes había momentos en que si no me la das, mejor. Eso sucede cuando estás abajo. Ahora hay un cambio de chip», comenta.

Sí admite que hay que afinar la defensa de los centros laterales, faceta en la que el equipo volvió a sufrir en Girona. «Ellos tenían tres centrales altísimos y Stuani que también va bien. Nos remató la última, que menos mal que salió centrada... ¡y mira que lo tenemos hablado!T enemos que intentar mejorar y que no nos creen esas ocasiones. Estamos trabajando la estrategia, también ofensivamente», asegura Oier.

Ahí se cocinarán los puntos que necesita el Levante para seguir en Primera. Tres muy importantes se disputarán el domingo contra Las Palmas. En esa final, Oier completará un círculo. Una vuelta bajo los palos del Levante. Se siente cómodo ahí y quiere seguir creciendo. Tanto defensivamente como primer eslabón del juego de ataque. «Cada partido tiene situaciones distintas y nos siempre puedes hacer lo mismo. Hay veces que golpeas en corto y otras en largo, unas que haces que el balón vaya más bajo para que el delantero la baje y otra que buscas la espalda de la defensa», relata el portero que, en estos ocho partidos, se juega como su club consolidarse en la Liga.

Fotos

Vídeos