Las Provincias
Raúl Fernández y Toni Mengual, entrenador de porteros. :: d. torres
Raúl Fernández y Toni Mengual, entrenador de porteros. :: d. torres

Raúl Fernández pone el candado

  • El Granada no encuentra un guardameta, lo que impide que salga ya Oier y por tanto el club granota mantiene a Remiro en la plantilla

  • El portero del Levante es el Zamora de la Liga y lleva 380 minutos sin recibir goles

Marcarle un gol al Levante es una misión casi imposible. Para los rivales se trata de uno de los principales retos de la temporada, y los números lo evidencian. Sólo 14 tantos ha recibido el conjunto granota y con diferencia es el equipo menos batido en estas 20 jornadas de Segunda División. Lo que ha alzado a su portero, Raúl Fernández, como el Zamora de la competición, con un promedio de 0,67 goles por partido, que supera incluso a Asenjo, portero menos goleado de Primera. El meta granota ha puesto el candado.

La sensación de seguridad defensiva del equipo de Muñiz se hace patente en cada encuentro y de hecho el meta vasco encadena ya cuatro encuentros sin recoger el balón de la red. En total Raúl acumula 380 minutos sin recibir goles, desde que Ramalho le batiera con el Girona en Montilivi el 4 de diciembre. Si el domingo en El Alcoraz mantiene su meta imbatida 20 minutos superará el mejor registro de la actual temporada, que lo hizo el Oviedo.

«Es una buena marca, ojalá que se pueda alargar mucho más. Yo me centro en el partido del Huesca, firmo si ganamos y nos meten cuatro goles. Pero si dejo la portería a cero, me voy siempre más feliz. Vamos a intentar mantener esta racha, si atrás estamos bien y nos llegan poco, en cada partido vamos a tener ocasiones, arriba hay pegada», expresó ayer el propio Raúl en declaraciones a LAS PROVINCIAS.

Con el gran sistema defensivo del equipo y la aportación de Rober Pier, que se ha convertido en la revelación de la temporada, el meta sufre menos en cada partido, y de hecho los rivales crean muy pocas ocasiones cada encuentro. «Veremos en Huesca, es un equipo fuerte, con jugadores de calidad, va a ser una batalla dura», indicó el meta.

Además, si el bilbaíno deja en los dos próximos partidos la portería a cero batirá la marca de Juan Luis Mora en la temporada 2003-04, la mejor del Levante en Segunda División. El propio Mora, ahora miembro de la secretaría técnica del club, desea que así sea. «Ojalá me supere y que esté cinco o seis partidos más, eso hará que el equipo poco poco logre estar en el objetivo del ascenso», indicó a este diario. «Raúl es un portero sobrio, poco espectacular, tiene mucha efectividad», señala.

El exportero ve similitudes entre aquel equipo que logró el ascenso con Preciado y el actual de Muñiz. «Para estar arriba hace falta seguridad defensiva, eso tiene que ser de todo el grupo, al final de liga los que están arriba encajan pocos goles, en eso se parecen los dos equipos, además las dos plantillas tienen muchos jugadores con experiencia en Primera y Segunda», explica el madrileño.

Y mientras Raúl acumula estadísticas positivas, la atención en el mercado de fichajes se centra en el otro portero, Álex Remiro, a quien el Athletic pretende recuperar. El problema sigue siendo el mismo, que la llave de un movimiento a tres bandas no se desbloquea. Para dejar salir al vasco el Levante quiere tener amarrado a Oier Olazábal como sustituto, pero el Granada sigue sin permitir que se marche el portero de Irún.

El club andaluz y el representante del portero negociaban ayer la salida de Oier con la carta de libertad, pero el acuerdo no se puede cerrar hasta que el Granada encuentre otro portero en el mercado. El meta vasco quiere marcharse y jugar en el Levante, pero la clave de la operación es que Javier Torralbo 'Piru', director deportivo del club nazarí, fiche a un guardameta. Lo que desencadenaría las salidas de Oier a Valencia y Remiro a San Mamés.

Y es que en todo este asunto el único club que tiene prisa es el Athletic, que sólo cuenta con un portero tras la lesión de Kepa. La llegada de Remiro sería para cubrir esa baja de dos meses. La eliminación del equipo de Valverde de la Copa del Rey suaviza el calendario, ya que la Europa League no vuelve hasta el 16 de febrero, contra el Apoel Nicosia chipriota. Hasta entonces los vascos sólo tendrán un partido de Liga a la semana, pero aún así necesitan con urgencia al meta granota.

En el Levante ya saben que el Athletic pagaría por recuperar al meta, que está cedido en Orriols, pero ahora mismo todos saben que el único con capacidad de desbloquear la situación es Piru. A no ser que Tito descarte a Oier por la tardanza en su rescisión y opte por fichar a otro portero para no perjudicar al club vasco y al propio Remiro, que quiere aprovechar la oportunidad que tiene de ir convocado con los bilbaínos.

Mientras tanto su compañero Raúl Fernández prefiere no entrar en el tema. «Estoy al margen, centrado en la competición, yo me desvinculo de ese tema, de eso que se ocupen el Levante o el Athletic», expresó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate