Las Provincias

fútbol | levante ud

Una puerta de máxima seguridad

Raúl detiene el lanzamiento de Guillermo en Elche. :: m. segarra
Raúl detiene el lanzamiento de Guillermo en Elche. :: m. segarra
  • El Levante es el equipo de Segunda al que menos veces le disparan a portería

  • El trabajo defensivo de todo el conjunto permite que los tres guardametas apenas hayan tenido que hacer paradas ni recoger el balón de la red

La fortaleza del sistema defensivo es la base sobre la que se apoya el gran comienzo liguero del Levante. Muñiz insiste en trabajar a la perfección este aspecto porque sabe que con la capacidad goleadora del equipo, siempre van a ser capaces de marcar algún tanto. Un estilo que está dando unos frutos incontestables hasta ahora y que mantiene líder al equipo. Pero no sólo en puntos. Los números son apabullantes y también evidencian que en la portería granota se vive más tranquilo que en ninguna otra de Segunda División. Se trata de una puerta de máxima seguridad ante cualquier ataque.

El conjunto azulgrana ha conseguido que los siete rivales ante los que se ha enfrentado apenas hayan sido capaces de llegar hasta su puerta y poner a prueba a uno de los tres metas que han jugado. Ahí radica el éxito, que el equipo contrario ni siquiera puede rematar, y pese a que en ocasiones los granotas les cedan la posesión, su dominio se queda simplemente en centros al área que despeja la defensa.

Así, los porteros granotas sólo han necesitado hacer 12 paradas en este inicio de campeonato, lo que sale a 1,71 intervenciones por partido, y ocho de ellas fueron de Remiro, que recibió tres tantos. Raúl Fernández ha tenido que parar tres disparos, como el uno contra uno que salvó en la primera parte de Elche y que fue determinante para la victoria, mientras que Koke sólo hizo una parada en Tarragona.

Hay porteros que también han intervenido pocas veces, como José Juan, del Lugo (12) o Bounou del Girona (10), pero el valor añadido del Levante radica en que además únicamente ha recibido cuatro goles, lo que hace un promedio de eficacia, seguridad y tranquilidad bajo los palos imbatible para los rivales, que han recogido más veces el balón de sus redes. No sólo llegan poco, sino que es casi imposible marcar un gol a los porteros azulgranas. De hecho, Raúl Fernández está imbatido en los 180 minutos que ha jugado. Y de los cuatro tantos recibidos, los dos que marcó el Zaragoza no tuvieron incidencia en el resultado, ya que se ganó 4-2. Además, Koke encajó uno de falta ante el Nàstic y el único gol de jugada de esta temporada lo hizo el Córdoba, hace ya 260 minutos.

Sólo el Mallorca ha recibido un gol menos que el Levante, pero su portero, Santamaría, necesitó realizar tres paradas más, por lo que la media de seguridad es peor que en la portería granota. De la misma forma que Edgar, el arquero del Reus, también sube la media por las 16 intervenciones realizadas.

Es decir, que el lugar más seguro de toda la Segunda División es la portería levantinista, lo que no sólo es un éxito de los porteros, sino de todo el sistema defensivo puesto en práctica por Muñiz, pero especialmente de los centrales Chema y Postigo. Indesbordables para los delanteros rivales, la pareja granota no ha permitido prácticamente hasta ahora ningún disparo a puerta desde dentro del área que pusiera en apuros a los porteros. Obligan a los delanteros a chutar desde lejos o con remates muy forzados que conllevan poco peligro. A ellos dos se les sumó en Elche Rober Pier. «Seguimos trabajando para mantener ese nivel y no bajarlo. Esto es larguísimo y nadie se puede confiar en esta categoría porque acabas bajando», dijo ayer el gallego, muy satisfecho tras el gran partido que realizó.

Por su parte, Chema es el único de la plantilla que ha jugado todos los minutos de la Liga y el jefe de la defensa, mientras que el ex del Spezia se entrenó ayer con normalidad y ya está recuperado de sus molestias en el aductor de la pierna izquierda para regresar a la titularidad el domingo contra el Valladolid en el Ciutat. «Van a venir con todo después de cuatro derrotas, es un gran rival», aseguró Rober Pier.

Aunque a la gran solvencia de los centrales hay que sumar la capacidad defensiva de los laterales, responsables de que los centros al área sean lo menos dañinos posible. Pedro López y Abraham se han hecho con la titularidad habitual, ya que Iván y Toño están teniendo muy poco protagonismo. Y por supuesto, otro de los que cabe destacar en las tareas defensivas es Natxo Insa, que desde el centro del campo es el responsable de evitar muchos ataques del rival antes de que el balón se aproxime al área. Toda esta suma colectiva de esfuerzos da como resultado que el equipo contrario no encuentre nunca la forma de batir al Levante y llegar a una portería que parece tener un candado bajo llave, custodiada por el líder.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate