http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg
Fútbol | Levante UD

Levante UD | El premio del que no se rinde

Ivi, perseguido por Boateng y Toño, en la celebración del gol del empate./ Manuel Molines
Ivi, perseguido por Boateng y Toño, en la celebración del gol del empate. / Manuel Molines

El Levante merece el triunfo pero iguala un 0-2 pese a estar con diez

JOSÉ MOLINS

Es difícil vencer al que nunca se rinde. La frase está escrita en los escalones que dan acceso al césped del Ciutat de Valencia. Y anoche el Deportivo pudo comprobarla. Al saltar al campo y al regresar a los vestuarios tras ver cómo el Levante, que se lo había dejado todo en el césped, le había igualado el injusto 0-2 con el que se adelantaron los coruñeses. A base de confianza y de no darse nunca por vencidos, los granotas encontraron su premio al final. Un punto que por méritos parece poco botín pero que tras remontar con un jugador menos por la expulsión de Morales deja muy buen sabor.

El equipo dominó, llevo el peso absoluto del partido y mereció la victoria. Dio un baño al Deportivo. Pero los goles iniciales en las únicas llegadas de los gallegos lastraron a los azulgranas. Hasta que Bardhi e Ivi, a seis minutos del final, impartieron justicia. Muñiz pensó que cuando las cosas salen bien, es mejor no tocarlas, y por eso alineó el mismo once que ante el Villarreal. El equipo entró al partido con la voluntad de llevar el peso del juego y así se acercó al área en tres ocasiones consecutivas. Pero en la primera vez que el Deportivo cruzaba el centro del campo, Luisinho envió el balón al punto de penalti y tras la indecisión de los centrales, Fede Cartabia apareció para alojar la pelota en la red. El Levante era el claro dominador, Morales y Jason estuvieron cerca de marcar, pero sin apenas hacer nada los gallegos iban por delante.

2 Levante UD

Raúl, Iván López (Ivi, m.65), Postigo, Chema, Toño García, Lerma, Campaña, Bardhi (Doukouré, m.85), Jason, Morales y Alegría (Emmanuel Boateng m.68)

2 RC Deportivo

Rubén, Juanfran, Schar, Sidnei, Luisinho, Guilherme, Mosquera, Cartabia, Çolak (Celso, m.54), Bakkali (Adrián, m.61) y Andone (Bruno Gama, m.74)

goles
0-1, m.5: Fede Cartabia. 0-2, m.30: Sidnei. 1-2, m.35: Bardhi. 2-2, m.84: Ivi, de penalti
árbitro
Alberola Rojas (Comité castellano-manchego). Mostró tarjeta amarilla a los visitantes Luisinho y Fede Cartabia. Expulsó, por doble tarjeta amarilla, al levantinista Morales (m.75)
incidencias
Partido de la segunda jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Ciutat de València ante 17.730 espectadores

Un tropiezo que no descompuso al equipo, que el año pasado ya protagonizó varias remontadas. Los granotas, comandados por un trío de mucho fútbol como Campaña, Bardhi y Morales, que se asocian de maravilla, y bien secundados por el poderío de Lerma y la velocidad de Jason, eran los dueños y provocaban múltiples llegadas al área. Y casi siempre finalizaban la jugada con remates de alguno de ellos, aunque desviados. Faltaba ese acierto que diera brillo al vistoso juego azulgrana. De nuevo a Alegría le costaba integrarse ahí.

El partido se jugaba en los alrededores del área deportivista. Era un acoso. Jason rozó el gol con un disparo que Rubén sacó de la misma cepa del poste. Morales siempre desbordaba a Juanfran, las triangulaciones por el centro eran rápidas, verticales. Pero cuando más méritos hacía el Levante, en un córner aislado el Deportivo marcó el segundo. Raúl se quedó a media salida, Campaña estuvo blando y Sidnei ganó el salto para cabecear a la red. Ver para creer, el colmo de la injusticia con la que el fútbol azota de vez en cuando. Dos llegadas, dos goles blanquiazules, frente al dominio absoluto granota.

Pero esta vez la reacción fue inmediata. Bardhi, el genio macedonio, demostró a toda España su espectacular disparo con el que había asombrado en la pretemporada y marcó un golazo de falta directa por la escuadra. Por sus condiciones, seguro que habrá más como ese. A la acción siguiente el mediapunta dejó solo a Jason con una gran media vuelta y el Ciutat, de nuevo con una gran entrada en la grada, volvió a conectarse para creer en la remontada. El equipo está muy bien trabajado y tiene confianza para levantarse. De lo contrario, nunca se hubiera podido reponer de la losa de ese 0-2 tan inmerecido antes de llegar al descanso.

Esos dos fallos puntuales en defensa lastraban el buen juego colectivo levantinista, pero lo que el partido ponía de manifiesto es la necesidad de ese delantero goleador que se busca en el mercado. Es lo que más necesita el equipo para pulir sus defectos, ya que Alegría sin duda es la pieza que más chirría en el once, pese a su trabajo y su lucha constantes contra la defensa. Su error al quedarse solo en el área tras una preciosa asistencia de Campaña le dejó en evidencia. Tras el descanso el Deportivo se encerró en su campo y perdió tiempo sin rubor para conservar la ventaja, por lo que los granotas tenían que abrir la lata constantemente. Estuvo cerca de hacerlo Morales, que remató al lateral de la red tras peinar Alegría un buen centro de Jason.

Se cumplía la hora de juego y el Levante necesitaba un refresco para mantener ese dominio abrumador, especialmente en ataque. De nuevo Ivi fue el primer elegido por Muñiz, pero el técnico se la jugó al quitar a Iván. Cambió a Morales al puesto de carrilero derecho y el exsevillista como extremo izquierdo. Y casi de inmediato retiró a Alegría para apostar por Boateng en punta. Todo al ataque con 25 minutos por delante para buscar al menos un gol.

El equipo se lo estaba dejando todo en el campo, volcado sobre el área deportivista. Jason y Bardhi tuvieron el gol con sendos remates desde el punto de penalti. Los centros al corazón del área eran continuos desde ambas bandas. Pero el asedio no tenía premio. No sólo eso, sino que Morales vio la segunda amarilla por una dudosa falta en defensa y fue expulsado. Había que remar un cuarto de hora con un jugador menos. Tarea cada vez más complicada.

Pero este equipo no se rinde. Nunca. Lo lleva en su ADN. Campaña, el motor del equipo, envió un tremendo zapatazo al poste desde 25 metros. Y a la acción siguiente Ivi fue derribado en el área. Penalti. El propio atacante madrileño no lo dudó, cogió el balón y marcó el empate. El fútbol hacía algo de justicia al esfuerzo sobre el césped. El tanto obligó al Deportivo, con uno más, a mirar al fin la portería de Raúl, y Muñiz reforzó el centro del campo con Doukouré por un cansado Bardhi. Era el Levante quien se defendía al final, dando por bueno un punto que por méritos se quedó corto pero que en inferioridad numérica no se podía poner en riesgo buscando el tercero y dejando espacios atrás. Un punto para seguir creciendo.

Fotos

Vídeos