http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

De las penurias en África a debutar con el Levante

Youssouf, el martes en el partido contra el Girona. / Levante UD
Youssouf, el martes en el partido contra el Girona. / Levante UD

Youssouf pasó siete meses sin hogar al dejar su casa con 15 años |El jugador viajó por sus medios de Costa de Marfil a Marruecos, y de allí a España, hasta que el club granota lo fichó este verano por su potencial

JOSÉ MOLINS Valencia

El fútbol le ha cambiado por completo la vida a Youssouf Yalike. La historia de este joven de 18 años es de superación, hasta ver su sueño cumplido el pasado martes, al debutar con el primer equipo del Levante UD ante el Girona. Fueron sólo tres minutos, cuando entró al campo sustituyendo a Jason, pero detrás llevan el peso de muchos años difíciles para el jugador. Decidió marcharse de Costa de Marfil con 15 años, sin dinero, sin transporte, sin saber si volvería a ver a su familia y sufrió numerosas penurias hasta llegar a España. Por sus propios medios. Pero su calidad con el balón le ha abierto las puertas del éxito.

Youssouf no veía futuro en los suburbios de Abidjan, la capital costamarfileña, y quiso probar fortuna en Europa. Se marchó con un amigo, los dos solos, y durante siete meses estuvieron vagando por Guinea, Mali, Mauritania, Sáhara, hasta llegar a las costas de Marruecos. Una vez allí se armó de valor para cruzar el Estrecho con otras personas en busca de futuro y tuvo suerte de llegar a Andalucía. Allí le esperaba un contacto que le facilitó ir hasta Balaguer (Lleida), donde se instaló unos meses en 2015. Hacía ya un año que había dejado su casa. Por casualidad, mientras jugaba un partido en la calle, un técnico de la consultoría deportiva TNG Sports vio su calidad y le propuso hacer una prueba en las instalaciones de Puzol.

La pasó y se quedó en la localidad valenciana, mientras seguía un programa formativo y aprendió castellano. Esta agencia tenía un acuerdo de colaboración con el Levante, y el jugador pasó a formar parte del grupo de Internacionalización, no era propiedad del club aunque sí se entrenaba en Buñol. Pero su progresión, ya con 18 años cumplidos, hizo que el pasado mes de junio la entidad granota decidiera ficharlo, para que se incorporase al Juvenil A. Los técnicos lo consideraban un diamante por pulir. Destacaban de él su calidad, su golpeo del balón, el desplazamiento en largo y que físicamente era fuerte, como requiere un mediocentro defensivo, aunque no es alto. Los entrenadores, eso sí, tuvieron que trabajar mucho su nivel táctico, donde más ha progresado.

Pasó fugazmente por el filial, donde jugó unos minutos contra el Olímpic, pero directamente ha ido al primer equipo. Aunque su debut el martes en la Copa del Rey fue rocambolesco. No había sido convocado, pero al lesionarse Róber Pier y Doukouré en el calentamiento le llamaron de urgencia para que completara la lista. «Estaba en mi casa para ver el partido, me llamaron del club y me preguntaron que dónde estaba. Me dijeron 'coge tus botas y rápidamente vete al estadio' y eso hice», relata Youssouf. «Todo ha salido bien y he podido jugar, soy muy feliz por este primer partido, estoy muy agradecido a mi familia, que me apoya siempre y a los que me han ayudado a llegar aquí. Soy muy feliz y voy a seguir trabajando duro como siempre para mejorar muchas cosas», indica el joven jugador.

El marfileño desveló también su conversación con Quico Catalán. «El presidente antes de firmar en verano me dijo que la primera camiseta cuando debutara sería para él, y la he guardado y se la iba a dar al acabar, pero me dijo que me la quedara yo porque me la merecía, que le diera la del siguiente partido», expresa el futbolista.

Más noticias del Levante UD

Fotos

Vídeos