Levante UD

Un puntal antes de la gran final

Morales lucha un balón frente al Girona./Juan J. Monzó
Morales lucha un balón frente al Girona. / Juan J. Monzó

El empate en Girona maridado con una soberbia actuación refuerza al Levante para recibir el domingo a Las Palmas

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZA

Montilivi representa un proyecto en construcción. Recién aterrizado en Primera y ya coqueteando con Europa, el Girona juega en un estadio acondicionado de urgencia para la máxima categoría. Gradas supletorias o barracones para las taquillas y aseos ofrecen una estampa de provisionalidad. De un club que lucha por edificar un futuro. Como el Levante de Paco López. Los futbolistas son felices con los matices introducidos por el técnico. Sin quererlo, lo reconocen en público. Ahora salen con el balón desde atrás, no especulan con el resultado inicial y algunos jugadores no temen gastar energía en la búsqueda de la portería rival. Ellos lo agradecen y el público, también. Incluso el del Girona, que lanzó alguna exclamación de admiración ante acciones puntuales de los granotas. Lo cierto es que tras un periodo demasiado prolongado de turbulencias, tres partidos han bastado para instalar el optimismo en la entidad de Orriols. La final ante Las Palmas del próximo domingo se percibe como una oportunidad para sellar de forma virtual la permanencia.

El Levante afrontará ese encuentro reforzado por el punto de ayer y la derrota de Las Palmas ante el Real Madrid, que eleva la distancia con los canarios a siete puntos. La desventaja del Deportivo con los granotas se eleva a ocho, a falta de que los gallegos visiten hoy al Atlético. La clasificación imprime confianza a la plantilla, al resto del club y al entorno, pero lo que verdaderamente da pie al optimismo es la soberbia actuación del Levante en Girona. El equipo tiene ya detalles evidentes de que Paco López quiere otra cosa distinta a lo que pedía Muñiz. Cierto que el puntal de los dos primeros resultados reforzó la filosofía del técnico valenciano, pero también es verdad que reclama más protagonismo en área contraria que el asturiano. Por ello, el destello más evidente es la movilidad y sintonía que imprimen al ataque Roger y Boateng.

Igualmente, hay que puntualizar que en la etapa de Muñiz el de Torrent ha estado lesionado y en fase de readaptación y el africano necesitó meses para aclimatarse al fútbol español. Ayer supusieron un dolor de cabeza para la defensa del Girona. Como prueba, la acción de antes del descanso, con una asistencia magistral de Roger y unos no menos notables control, carrera y remate de Boateng. Un par de centímetros a la izquierda y el poste habría escupido su chut hacia la red de la portería local.

El ‘21’ también tuvo otra clarísima en una gran asistencia de Jason, pero Bono se rehizo del regate de Boateng para evitar el gol. Una pena la lesión del africano, que por fin ha evidenciado una notable adaptación al equipo y a la Liga. El delantero sufrió una fractura facial en un encontronazo con Ramalho. Fue trasladado a un hospital de Girona, donde le realizaron pruebas para descartar lesiones neurológicas. Los médicos le dieron en alta y al cierre de esta edición era trasladado por carretera a Valencia.

Tendrá que pasar por el quirófano por lo que, una vez se sabía que el africano no padece daños graves, el gran motivo de preocupación en la expedición era cuándo se volverá a contar con él. Incluso había quienes comentaban que Boateng es uno de los jugadores en mejor estado de forma de la plantilla. Quién lo diría hace unas semanas.

Si la pareja de delanteros tuvo movilidad y, más que limitarse a presionar, mira continuamente la portería rival, la segunda línea no es una segunda barrera defensiva. Más bien es ahí donde se cocina el ataque y esto otorga a futbolistas como Campaña confianza y oportunidades para brillar. Al sevillano se le ha criticado mucho en estos primeros meses en la Liga. Que si le falta velocidad, que no está acertado en el pase... Su actuación en Montilivi fue sin duda la mejor de la temporada. Junto a un Lerma que no para de crecer, Campaña dominó por momentos la medular. No es especialmente rápido pero atesora calidad y con un poco de acierto en el último pase puede convertirse en pieza clave para sellar la permanencia.

A Paco López, por el contrario, le quedan aspectos a perfilar. Está caro que el juego del Girona es peculiar, con carrileros que incrementan la presencia ofensiva por banda y el cuadrado que, cual cubo de Rudik, genera quebraderos de cabeza a todos sus contrincantes. Y en ese aspecto, tanto Pedro López como Coke padecieron. El equipo de Pablo Machín tuvo un par de ocasiones clarísimas, como la falta de Aday Benítez, en la que Oier realizó su mejor aparición.

Con todo, no se puede negar tampoco que en el deporte de élite muchas veces tienen un papel determinante la fortuna y los estados de ánimo. El del Girona es óptimo, sus jugadores se atreven a probarlo todo y les sale casi siempre. Sólo así o achacándoselo a la suerte se puede explicar el golazo de Álex Granell. Eso sí, el vídeo de Paco López lo analizará esta semana porque viene de un saque de banda, pecado mortal en el fútbol profesional.

1 Girona

Bono; Maffeo, Ramalho, Espinosa, Juanpe, Aday Benítez; Pere Pons, Àlex Granell, Borja García (David Timor, m.82); Portu (Choco Lozano, m.76) y Stuani.

1 Levante

Oier Olazábal; Pedro López, Cabaco (Postigo, m.82), Rober Pier, Coke; Jason (Ivi López, m.76), Lerma, Campaña, Morales, Boateng (Sadiku, m.63) y Roger.

GOLES
1-0, m. 53: Àlex Granell. 1-1, m. 67: José Luis Morales.
ÁRBITRO
De Burgos Bengoetxea (Colegio vasco). Amonestó al local Maffeo (m.90) y a los visitantes Roger (m.27), Cabaco (m.28) y Lerma (m. 77).
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la vigésimo octava jornada de LaLiga Santander, disputado en el Estadio Municipal de Montilivi ante 11.391 espectadores

Stuani pudo poner la puntilla en los únicos cinco minutos de descomposición granota, los posteriores al 1-0. El uruguayo falló en la definición ante Oier. De las que casi nunca perdona. Inexplicable, salvo con lo de la suerte. Quizás ese susto estabilizó de nuevo al Levante, que creyó en sus posibilidades de voltear el partido. Acorraló al Girona y logró el empate en una acción de primerísima calidad: pase de Lerma a la espalda de la defensa, aparición de Morales, con regate de lujo a Bono para definir el tanto a puerta vacía.

Paco López no se ha cansado de repetir que quiere un equipo valiente. Y los futbolistas creen en él. Pudieron perder en el tiempo añadido con una falta lateral que se concedió y en la que se permitió rematar solo a Stuani desde el punto de penalti. Pero la otra cara de la moneda es que el Levante no dejó de pelear por la victoria y la última acción ofensiva fue suya: un chut de Ivi desde la frontal que se marchó alto. El técnico de Silla, apodado el Albañil durante su etapa de futbolista por el locutor Javier Pérez Sala, ha realizado una obra de urgencia en este equipo. Ha apuntalado el proyecto y ahora tiene una plantilla que se cree fuerte para tratar de encarrilar la permanencia dentro de siete días.

Más noticias del Levante UD

Fotos

Vídeos