Las Provincias

El partido empezó mucho antes

fotogalería

Gran ambiente para recibir al equipo. :: manuel molines

  • Tras una paella gigante en el local de la Delegación de peñas, cerca de 2.000 hinchas dedicaron un antológico recibimiento a la plantilla

  • La afición creó un ambiente propicio para el ascenso desde primera hora

El balón echó a rodar a las 18 horas, pero el partido empezó a jugarse mucho antes. Ya por la mañana, numerosos hinchas del Levante se congregaron en el Ciutat de València para comenzar a llevar en volandas a los jugadores. La plantilla saltó al césped para desarrollar la habitual sesión de activación y pudo notar el aliento de los granotas. Después, tocaba degustar una paella gigante en el local de la Delegación de Peñas. Había que coger fuerzas. El día iba a ser largo... Como la noche.

Antes de que arrancara el encuentro, sobre las 16:30, Orriols vivió unos momentos mágicos. Instantes que llegaron al corazón de los futbolistas. El multitudinario recibimiento a los de Juan Ramón López Muñiz resultó un éxito rotundo. Cerca de 2.000 aficionados abarrotaron la calle Santiago Rusiñol para dar la bienvenida al equipo. El autobús del Levante se fue abriendo paso entre la muchedumbre. Desde el interior del vehículo, el jefe de prensa del club, Emilio Nadal, grababa con una cámara de vídeo el emocionante ambiente. Cánticos como «¡A Primera, oé!» o «¡es choto el que no bote! ¡es!, ¡es!» se escuchaban con fuerza. Antológico.

El bus se detuvo justo antes del aparcamiento del estadio y la afición formó un pasillo por el que desfilaron los futbolistas y los técnicos. A sólo unos metros, los seguidores disparaban una traca. Era el día. Y todos lo sabían. El autocar del Oviedo, en cambio, llegó entre pitos y gritos de «Manolo Preciado», una leyenda del Levante y el Sporting.

Ya dentro del Ciutat de València, que rozó el lleno, los futbolistas del Levante pudieron empaparse aún más de un clima de fiesta. Un mosaico formado por banderas azulgrana y de la Senyera decoraron unas gradas que ya se sentían de Primera División.

El Femenino, sin fiesta

Ayer por la mañana, el Levante Femenino visitó al Atlético de Madrid con el objetivo de resarcirse de la goleada encajada el pasado domingo en Mestalla. Los de Andrés Tudela mejoraron su imagen, pero cayeron por 0-3. La expulsión por roja de directa de Sonia Prim en el minuto 38 condicionó el encuentro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate