Muñiz deja las rotaciones del Levante UD en la nevera

Doukouré, en un entrenamiento con el Levante. / irene marsilla

El técnico entiende que no es momento de cambios «Todo el mundo que ha llegado a última hora necesita minutos, pero ya no estamos en amistosos y los puntos no vuelven», explica el entrenador

ALBERTO MARTÍNEZ VALENCIA.

Los tres partidos disputados en diez días no empujaron a Juan Ramón López Muñiz a probar su fondo de armario. Sólo introdujo los cambios obligados por las lesiones. El entrenador del Levante se está aferrando a un bloque bien definido y con la esencia de la temporada pasada. La gran mayoría de los fichajes siguen sin encontrar su sitio en el once. Pero el técnico se aleja de las urgencias. Entiende que, por las circunstancias, las rotaciones deben quedar aparcadas. Al menos, por ahora.

«El equipo está jugando a muy buen nivel y llevamos seis partidos de Liga. Hay muchos días de descanso entre un partido y otro. Un futbolista profesional se recupera perfectamente en cuatro días. Los cambios llegarán en su momento. Muchos de los que no han participado han llegado muy tarde en pretemporada. Todo el mundo que ha llegado a última hora necesita minutos, pero ya no estamos en partidos amistosos. Ya son partidos de competición y los puntos no vuelven. Iremos metiéndolos cuando vayamos pudiendo para ir viendo cómo encajan en el sistema. Necesitamos tiempo para esos jugadores», explicó ayer el preparador asturiano.

De las 11 caras nuevas llegadas a Orriols en verano, sólo tres se han hecho un hueco en el equipo titular: Bardhi, Alegría e Ivi. La columna vertebral que consiguió el ascenso está dando la talla en Primera. Con el único borrón de la derrota ante el Betis, los azulgrana ha salido airosos del duro arranque de Liga.

Hay cuatro fichajes que todavía no han debutado. Se trata de Luna, Cabaco, Lukic y Langerak. El club ha apostado fuerte por futbolistas jóvenes procedentes de liga extranjeras y, además, apuró los plazos del mercado estival. El último día de mercado se materializaron dos incorporaciones. De ahí que haya jugadores en plena fase de adaptación.

«Igual hay mucha preocupación por la gente que no está jugando. La gente que no está jugando pasará a jugar. Quedan 32 partidos de Liga, con los de Copa por medio, y va a haber minutos para todo el mundo. Hay gente que llegó en el último tramo y se está poniendo al día, sobre todo en conocimiento táctico, técnico y físico de lo que es la Liga y de lo que es el equipo. Sobre todo hay que tener en cuenta que el equipo está rindiendo a muy buen nivel y, si tocas algo, puede ser que te salga bien o que te salga mal. Ahora son momentos en los que hay que esperar. Y tienes que estar entrenando muy bien porque en cualquier momento te toca», alertó.

Nano disfrutó de sus primeros minutos como granota el pasado sábado en el Villamarín. Hasta la fecha, ninguno de los tantos del Levante lleva la firma de un delantero. Alegría, titular en las seis primeras jornadas, cuenta con la confianza de Muñiz, mientras que el tinerfeño sigue mejorando su forma física.

«No voy a entrar en ese debate sobre la delantera. Jugará el que esté en mejores condiciones. Cuando vino Nano, había muchos jugadores que estaban por encima y se tiene que poner al nivel. Cuando se ponga, participará cuando lo merezca. Está como en una pretemporada. El otro día pudo jugar 30 minutos y a partir de ahí veremos en qué nivel llega en los siguientes partidos. Cuando llegas a final de pretemporada es muy difícil entrar en dinámica porque el resto de jugadores está compitiendo muy bien. Y en esa posición hay una competencia muy dura», explicó.

El Levante recibe mañana al Alavés con el objetivo de olvidar la abultada derrota sufrido el pasado lunes: «Hemos jugado contra equipos buenos de la categoría y hay que dar mérito a lo que se está haciendo».

Más

Fotos

Vídeos