http://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El Levante se rearma para el gol

Pazzini, con la bufanda del Levante nada más aterrizar anoche en Manises. / juanjo monzó
Pazzini, con la bufanda del Levante nada más aterrizar anoche en Manises. / juanjo monzó

El club granota cierra el traspaso de Sadiku y las cesiones de Rochina y Pazzini

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Muñiz ya tiene mimbres. Más tarde de lo deseado por cualquier actor del levantinismo, pero la dirección deportiva ha rearmado en ataque la primera plantilla. El equipo granota cuenta con nuevos artilleros que desde ayer trabajan en demostrar que no tienen la pólvora mojada, algo que sí ha sucedido con los Álex Alegría, Nano, Boateng e, incluso, Enes Ünal. De estos cuatro futbolistas, sólo el africano sigue en el conjunto granota tras el trepidante cierre de mercado de invierno y en una situación complicada. Después de una paupérrima primera vuelta en cuanto a cifras realizadoras, parte con desventaja con respecto a Roger, Sadiku y Pazzini. El albanés aterrizó el martes a Valencia y ya se entrenó ayer mientras el italiano llegó a Manises a última hora de la noche, aunque su cesión se cerró por la tarde.

Rubén Rochina, que también durmió en Valencia el martes, es el otro futbolista que ha firmado el Levante en este arreón final del mercado de invierno. El valenciano, sin embargo, no se ejercitó ayer porque su contrato estaba todavía sin rubricar por la mañana, a pesar de que ya había pasado la revisión médica. De hecho, estuvo en las oficinas del club para resolver los últimos detalles de su vinculación con la entidad azulgrana. Llega procedente del Rubin Kazan después de que se le haya relacionado con otros equipos de la Liga como el Girona.

Su incorporación se hizo de rogar. El futbolista hizo acto de presencia a mediodía y salió de Orriols bien entrada la noche. Hubo momentos de incertidumbre por otras operaciones que parecían hechas y que se rompieron en anteriores mercados del Levante. Cuando el de Puerto de Sagunto abandonó el Ciutat emitió un mensaje conciso pero tranquilizador. «Nos salvamos seguro», señaló el futbolista a Sin Tregua, frase de la que se podía ya deducir que había firmado su contrato. El club lo anunció tarde, pasadas ya las 21.30 horas, y oficializando sólo un acuerdo de cesión hasta junio. Según informó Cope Valencia el martes, el pacto con el Rubin incluiría una opción de compra obligatoria y el Levante tendría perfilado un contrato para otras tres campañas con el de Puerto de Sagunto.

El más madrugador, por el contrario, fue Armando Sadiku. El Levante hizo oficial el acuerdo con el Legia de Varsovia, club en el que ha militado hasta ahora, pocos minutos después de la mañana. El conjunto polaco ha estado haciendo en el sur de la Comunitat una concentración durante el parón invernal de su liga. Esto ha permitido a la dirección deportiva granota verlo en directo antes de decidirse a cerrar la operación. Esta circunstancia también ha facilitado que el futbolista se incorpore a los entrenamientos. De hecho, se ejercitó ayer ya a las órdenes de Juan Ramón López Muñiz después de haber pasado el reconocimiento médico.

«Estoy muy feliz de jugar aquí estos seis meses», indicó Sadiku en sus primeras declaraciones como granota, que realizó en los canales oficiales del Levante. La entidad de Orriols, no obstante, anunció que el contrato del delantero albanés se extenderá hasta 2020. «Este es un paso importante en mi carrera y quiero agradecer al Levante la oportunidad que me ha dado de jugar en la Liga», comentó.

Sadiku agradeció el modo en el que le dieron la bienvenida sus nuevos compañeros en el entrenamiento y precisó que en estos primeros días se apoyará especialmente en Bardhi. «Es un buen chico y habla albanés», señaló. El atacante ya tuvo la oportunidad de compartir una barbacoa que degustaron todos los integrantes de la primera plantilla al final de la sesión en Buñol.

La llegada de Pazzini se produjo pasadas las 11 de la noche, aunque el club hizo oficial su acuerdo de cesión con el Hellas Verona a primera hora de la tarde. El italiano ya posó con la bufanda granota nada más aterrizar en Manises. «Estoy contento de venir al Levante y jugar en la Liga», afirmó. Ante tanta competencia en ataque, todo indica que quien menos oportunidades tendrá será Boateng. También le tocará pelear duro a Roger, que por el contrario estará menos presionado a rendir inmediatamente después de superar su grave lesión de rodilla. «Cuanto más grande sea el desafío, mayor será el triunfo», señaló el valenciano en las redes sociales.

El Levante dio por cerrado el mercado de invierno con la salida de Nano Mesa. En esta ventana de fichajes, el club ha realizado siete incorporaciones. Coke llegó ante la necesidad de un lateral derecho y los guardametas Koke e Iván Villar, por la lesión de Raúl. Fahad ha firmado fruto del acuerdo de la Liga con la Federación saudí. Finalmente, el club ha descartado reforzar el centro de la zaga en una última jornada frenética con Sadiku, Rochina y Pazzini como nombres propios.

Fotos

Vídeos