Fútbol | Levante UD

Levante - Real Sociedad: Chema abre la puerta de Europa (3-0)

Levante UD - Real Sociedad. / Jesús Signes

Un Levante descomunal arrolla a la Real y se coloca en la quinta plaza

José Molins
JOSÉ MOLINSValencia

Aún están frotándose los ojos desde anoche los aficionados del Levante. Por el gol antológico de Chema, una auténtica obra de arte, y por el arrollador inicio liguero del equipo, que ya está en la quinta plaza, en zona de Europa League, tras su goleada de ayer. Un recién ascendido que tiene el sello de equipo potente. Los granotas hicieron el partido más completo de la temporada, brillante de principio a fin y superaron en todos los conceptos a la Real Sociedad para llevarse una trabajada y merecida victoria. Con la autoridad que refleja el 3-0 del marcador y la brillantez de cómo fueron los goles.

3 Levante UD

Raúl Fernández, Pedro López, Postigo, Chema, Toño, Rober Pier, Campaña (Doukouré, m.66), Bardhi, Jason (Ivi, m.35), Morales (Samu García, m.81) y Alegría

0 Real Sociedad

Rulli, Gorosabel (Odriozola, m.66), Elustondo (Canales, m.71), Llorente, De la Bella, Illarramendi, Zubeldia, Xabi Prieto, Juanmi, Vela y Willian José (Bautista, m.58)

árbitro:
Gil Manzano (C.Extremadura). Amonestó por el Levante UD a Chema y Bardhi. Expulsó por la Real Sociedad a Llorente, por doble amonestación en el minuto 88
incidencias:
Partido correspondiente a la quinta jornada de LaLiga disputado en el estadio Ciutat de València ante 17.632 espectadores

El público vibró con un Levante que atraviesa el mejor inicio de su historia en la máxima categoría y que ayer destrozó a la Real Sociedad como si fuera un equipo inferior. Bardhi, de excelente falta directa, puso el broche perfecto a la noche soñada por todos los granotas. En zona europea. Por delante del Real Madrid. Y a cinco puntos del descenso, que nadie lo pierde de vista pese a todo. El equipo brilló con la exhibición de todas sus armas. La solidez defensiva, el orden y la disciplina táctica y la calidad que también atesora en ataque. Un golazo de volea, otro de penalti y el último de falta directa. Las maravillas de Orriols.

El encuentro fue de alta intensidad con un Levante que trataba de ser el dominador, pese al buen planteamiento de la Real, que también quería la posesión. El regreso al once de Morales se notó y mucho. El equipo es otro con él. Sus acciones por la izquierda, donde se emparejó con el joven Gorosabel, eran sinónimo de peligro y cada llegada al área llevaba su firma. Protagonizó un disparo a puerta y más tarde se adornó con un bonito taconazo tras una jugada de Bardhi que dejó solo a Toño. El potente chut del lateral lo repelió el portero y Jason pudo marcar en el rechace, pero de nuevo apareció Rulli. Entre tanto, los de Eusebio respondieron con un cabezazo de Llorente que rozó el larguero y otro de Elustondo muy cerca del poste. Ambas a balón parado, donde más se ven las carencias de la defensa granota.

Más información

Pero más allá de esas acciones, el juego lo generaban Campaña y Bardhi con rápidas combinaciones, siempre buscando el área con velocidad, aunque a veces Morales pecó de individualista y estropeó algún buen contragolpe. También Illarramendi movía bien a la Real Sociedad, que con el paso de los minutos igualó la posesión y propuso un partido de buen trato del balón. Que pudieron decantar, ambos a bocajarro, Vela y Jason. El mexicano mandó el balón alto pero el gallego obligó a Rulli a una nueva estirada para evitar el gol.

Aunque en el rechace posterior llegó la mala noticia del encuentro. Jason se lesionó al dar un taconazo, al estilo del barcelonista Dembelé, y tuvo que ser sustituido. Muñiz optó por colocar a Ivi en la izquierda y cambió a la derecha a Morales. El exsevillista entró con muchas ganas y disparó dos veces a puerta con peligro en sus primeras acciones. El Levante volvía a tener el control y suyas eran las mejores ocasiones. El equipo había acelerado para irse a los vestuarios con ventaja.

Y el premio llegó con una obra de arte. Morales desde la derecha puso un excelente balón a la frontal del área, que parecía flotar hasta quedar suspendido en el aire. Chema lo vio e imaginó el gol de su vida. Aquel con el que soñó en los campos de tierra de Caudete cuando era niño y con el que anoche se iba a estrenar en Primera División. Acomodó el cuerpo y ejecutó la maravilla. Latigazo con la izquierda a la escuadra. Para poner en pie al Ciutat y dejar boquiabierto a todo el mundo. El mejor tanto de la Liga hasta el momento. Quién diría que es un central. Un gol de los que no se olvidan y que culminaba una buena primera parte del conjunto azulgrana.

Pero los de Muñiz querían más y con esa ambición salieron en la segunda parte. Con un gol más adelantaban en la quinta plaza a la Real. Pudo llegar en una fabulosa combinación entre Morales y Campaña, pero definió mal el sevillano, solo ante el portero. Los valencianos se defendían bien ante el lógico empuje donostiarra en busca del empate y salían a la contra con velocidad, buscando que Alegría bajara los balones largos.

El equipo sabe perfectamente cómo manejarse en resultados cortos a favor. Hizo un máster la temporada pasada casi cada jornada. Y anoche tocaba administrar esa ventaja. De nuevo las ayudas en defensa fueron constantes, la disposición táctica modélica y el orden abrumador para la Real, incapaz de encontrar ningún hueco pese a su continuo dominio del balón. Chema, crecido por su maravilloso gol, era un titán junto a Postigo y cortaban cada acercamiento con decisión y contundencia.

Muñiz dio descanso a Campaña y aportó más músculo a la medular con Doukouré para ayudar a Rober Pier en la contención y de paso aprovechar la potencia del marfileño al contragolpe. Un pulmón para ayudar en la defensa del 1-0 en los últimos 25 minutos. Pero no iba a hacer falta, porque lo que llegó fue el segundo tanto granota. En uno de esos contragolpes, Morales, que estaba siendo protagonista con su velocidad, corrió por la izquierda en una jugada marca de la casa, se frenó en el área con su habitual cambio de ritmo y Odriozola lo arrolló. Penalti claro que el madrileño materializó con temple en el gol de la tranquilidad. Por eso se llevó una gran ovación al ser sustuido al final por Samu García. Es el alma granota. El equipo se ha desatado. No se siente inferior a nadie. Es más, anoche demostró ser muy superior a la mayoría. Y siempre bajo ese caparazón de humildad que siempre lleva puesto. Paso a paso, pero sin parar de crecer, este Levante quiere hacer una obra de arte europea.

El golazo de Bardhi, la guinda

La Real Sociedad se hizo con el control del balón y encerró al Levante en su campo, aunque no supo traducir ese dominio en claras ocasiones de gol y apenas puso en apuros al meta local.

Conforme pasaron los minutos, el cuadro vasco se lanzó con más temeridad al ataque lo que propició que el Levante pudiera salir al contragolpe y de esta forma, a un cuarto de hora del final, Morales estuvo muy hábil para forzar el penalti de Odriozola, que él mismo transformó en el 2-0.

El partido quedó visto para sentencia pero aún faltaba la puntilla del Levante. El macedonio Bardhi aprovechó una falta en el borde del área, que supuso la expulsión de Llorente, para demostrar porque es uno de los mejores especialistas de lanzamientos de libres directos y marcar el 3-0 definitivo.

Fotos

Vídeos