Fútbol | Levante UD

El Levante UD presentará unos beneficios brutos de tres millones de euros

Samu García en un partido del Levante UD. / Levante UD

La venta de Camarasa, clave para obtener un nuevo superávit, y en esta campaña se prevén ganancias superiores a falta de la auditoría

José Molins
JOSÉ MOLINSValencia

El paso por Segunda División ha resultado tan breve que prácticamente no ha tenido consecuencias negativas en el Levante UD. Ni siquiera en el plano económico, el que más preocupaba. Pese a la caída de ingresos por haber competido en la categoría de plata, el club presentará unos beneficios brutos de tres millones de euros en su balance de cuentas en la próxima junta general de accionistas de diciembre.

La pasada semana el consejo de administración cerró esas cifras, aunque durante estos días todavía deben pasar el filtro de la auditoría a cargo de JLB, tras la que se dará el visto bueno a las cuentas. Los números son casi idénticos a los que presentó el club el año pasado en su campaña 2015-16, cuando descendió a Segunda. La cifra neta fue finalmente de 2,2 millones de euros. Así pues, los impuestos a los que deberá hacer frente la entidad este año rondarán los 900.000 euros.

Las claves para el superávit del Levante se encuentran en los ingresos que llegaron de la ayuda que da la Liga por el descenso, que fue de unos 14 millones, y la venta de Camarasa al Betis, por siete millones fijos. Una operación que entra en el balance de cuentas solo por dos días, ya que se realizó el 28 de junio. En cambio el traspaso de Deyverson, que ya fue en julio, forma parte de los presupuestos para la actual temporada. Al igual que el gasto realizado en los fichajes este verano.

Otro de los factores es que el club, por primera vez, no ha tenido que pagar nada por el convenio de acreedores, que concedía un año de carencia al estar en Segunda. En verano de 2018, en cambio, tendrá que hacer frente con el 15% de la cantidad fija que reciba de los derechos de televisión, que supondrán un total de unos 45 millones de euros, y liquidará por completo lo que queda de crédito subordinado. El contrato televisivo permite realizar unos presupuestos que arrojan también unos beneficios superiores a los tres millones brutos de la campaña pasada.

Las primas a los jugadores por lograr el ascenso incrementan notablemente los gastos de personal deportivo en el balance de cuentas, pero quedan más que amortizadas con la consecución del objetivo, que permite al club obtener unos ingresos récord en sus presupuestos. En cambio, el litigio con East United deja en el aire los más de 700.000 euros que se tenían que haber cobrado por la publicidad, y no hay sponsor ahora.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos