Las Provincias

Levante UD | El pacto sobre Nazaret, más cerca

Los jugadores del Levante se ejercitan en la ciudad deportiva de Buñol. :: jesús signes
Los jugadores del Levante se ejercitan en la ciudad deportiva de Buñol. :: jesús signes
  • El Levante UD y el Puerto avanzan en la negociación para trasladar la ciudad deportiva

  • La entidad estudia la manera de modernizar la fachada del estadio, ya que duda entre realizar una reforma completa o dividir la obra en fases

El Levante UD vislumbra el desenlace. Desde hace cuatro años, el club trabaja intensamente en el traslado de la ciudad deportiva de Buñol a Valencia. Concretamente, al barrio marítimo de Nazaret. El gran reto del presidente azulgrana, Quico Catalán, es que a finales de 2019, cuando finalice el que ya ha calificado como su último mandato, puedan inaugurarse las nuevas instalaciones. El pasado mes, el dirigente lanzaba un órdago a Puertos del Estado con la esperanza de acercar posturas sobre el canon a pagar por la cesión de los terrenos. Actualmente, reina el optimismo en el consejo de administración granota, que ve la solución muy próxima.

Durante los últimos meses, se han intensificado las conversaciones y la reuniones entre el Levante y la Autoridad Portuaria de Valencia para tratar de rebajar el canon. Algo que se ha conseguido sólo ligeramente. La entidad de Orriols en absoluto ha encontrado la flexibilidad que buscaba. Aun así, empieza a asumir las condiciones, por lo que todo apunta a que se alcanzará un pacto en cuestión de semanas.

Inicialmente, Puertos del Estado exigía 240.000 euros anuales por la cesión de los terrenos de Nazaret, de 90.000 metros cuadrados. Y el acuerdo tendría la mayor duración posible, que asciende a 50 años. El organismo, dependiente del Ministerio de Fomento, sostiene que la tasa de ocupación es innegociable, ya que se basa en los parámetros impuestos por la Agencia Tributaria.

Tras varias reuniones y visitas a Madrid, el Levante ha logrado que el canon baje a 200.000 euros. Esta reducción se ha aplicado en ciertas tasas que no corresponden a la ocupación. El margen de maniobra es mínimo. En un principio, el club no se planteaba realizar tal esfuerzo económico, pero entiende que se alza como la opción más atractiva para acercar la ciudad deportiva.

«Me gustaría el próximo mes o los dos próximos meses tener algo claro para seguir o ya aparcarlo, porque son más de cuatro años trabajando en ese tema. Es nuestra ilusión, pero se tienen que dar las circunstancias óptimas para que se pueda materializar. Si no se dan las circunstancias óptimas y el proyecto se convierte en inviable, lógicamente tendremos que dar un pasito a otro lado y buscar otros horizontes y ver si hay algo que cumpla con las expectativas que tenemos», avisó Quico Catalán el pasado 21 de abril. Un claro aviso a navegantes.

Sin embargo, hay predisposición. Ahora, el consejo de administración del Levante confía en que se pueda zanjar un acuerdo en las próximas semanas, cuando concluya la Liga. La directiva de Orriols aún debe transmitir su respuesta definitiva.

Paralelamente, la entidad granota trabaja en la remodelación del Ciutat de València. El club planea modernizar al aspecto exterior del estadio, pero sopesa varias fórmulas para llevar a cabo las intervenciones. Los plazos están en el aire. La directiva duda entre realizar una reforma completa de la fachada o dividir las mejoras en diversas fases.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate